El Siglo XXI no inició del todo bien para la banda más popular de heavy metal de la historia, Metallica. Si bien su popularidad estaba garantizada desde 1991, año en que lanzaron su álbum homónimo, sus siguientes lanzamientos alejaron a sus fans más viejos y atrajeron nuevos, hasta el St. Anger que fue odiado de manera casi unánime.

Cinco años más tarde, el 12 de septiembre de 2008, fue lanzado su sucesor, Death Magnetic.

Metallica

Taringa

Entre las curiosidades de este nuevo LP, resaltan que fue el primero sin la participación del productor Bob Rock desde el …And Justice For All. Además, fue el debut, tanto en composición como en grabación, del bajista Robert Trujillo ya que, aunque aparece en las fotos del booklet del St. Anger, ingresó a la banda después de terminado el mismo y el bajo fue tocado por el prestigiado productor.

Metallica

Buhola

El productor elegido para este trabajo tenía que ser otro del mismo calibre que Rock y el elegido fue Rick Rubin quien, entre muchos otros discos, produjo uno de los discos de thrash metal más influyentes de la historia, Reign In Blood de Slayer.

El trabajo creativo de este nuevo larga duración fue bastante arduo pues en 2006 parecía que su lanzamiento estaba cercano cuando estrenaron dos canciones nuevas en vivo, pero al final sólo algunas partes de ellas formaron parte del disco.

La intención del nuevo material fue bastante clara: un intento de regresar a sus raíces. Esto se puede identificar en la mezcla, en el estilo de los riffs y la composición de las canciones. Otra referencia a su época antigua fue la inclusión de una canción instrumental, Suicide & Redemption, que fue un sello de la casa durante sus cuatro primeros álbumes.

Metallica

Coveralia

No obstante, este intento por reconquistar a sus fans más antiguos se puede considerar un fracaso aunque, eso sí, tuvo gran éxito entre los metaleros más jóvenes.

Por: Gerardo Guillén.