Hace 16 años, la Federación Mundial del Corazón en conjunto con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) acordaron que cada 29 de septiembre se celebre el Día Mundial del Corazón, para crear conciencia de que llevar una vida saludable puede cambiar el hecho de que las enfermedades del corazón sean la principal causa de muerte a nivel mundial.

De acuerdo con datos de la OMS, en 2012 murieron alrededor de 17 millones y medio de personas en el mundo por algún tipo de enfermedad cardiovascular (ECV), lo que representó el 31 por ciento de todos los decesos de ese año.

Las ECV abarcan un conjunto de padecimientos, siendo lo más comunes los siguientes:

  • Cardiopatía coronaria
  • Enfermedades cerebrovasculares
  • Arteriopatías periféricas
  • Cardiopatía reumática
  • Cardiopatías congénitas
  • Trombosis venosas profundas y embolias pulmonares
Corazón

Hypertension

La causa más frecuente de todas ellas es la acumulación de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos que van al corazón o al cerebro. El riesgo de que esto suceda se incrementa si se lleva una dieta no saludable, se fuma, se bebe en exceso y no se practica actividad física de forma regular.

La Federación Mundial del Corazón busca en este año que la gente se informe sobre las acciones que puede tomar para evitar sufrir un incidente de este tipo. En primer lugar, está la cuestión de la dieta, en la que se debe evitar el alto consumo de grasas saturadas, trans, azúcar y sal. Además, hay que consumir por lo menos 5 raciones de frutas y verduras al día.

La actividad física también es fundamental, por lo que practicar ejercicio de forma moderada 30 minutos al día. Otro hábito que es importante de eliminar es el fumar, además del gran riesgo de desarrollar distintos tipos de cáncer, también es un factor de importante para desarrollar alguna ECV.

Por: Gerardo Guillén.