Quizá, el trabajo sea uno de los más grandes nidos de estrés, cosa que lo convierte un uno de los mejores lugares para meditar.

Es un hecho que, por lo menos una vez a lo largo de tu jornada laboral sientas que no puedes más; ya sea por la carga de trabajo, el ambiente que se respira o porque el tiempo te come.

 

Quizá te interese: 
Aplicaciones que puedes obtener para medir el machismo en la oficina

 

Precisamente esos son los momentos en que necesitas relajarte un instante y meditar. Un empleado estresado e infeliz, difícilmente es productivo, debido a que su atención está mal enfocada.

Róbale 10 minutos a tu trabajo para meditar y aumentar tu productividad; pero, sobre todo para liberarte de lo que no te permite estar bien.

Meditar en el trabajo te evita mucho estrés; la meditación en el trabajo es excelente para aumentar la productividad y felicidad de los trabajadores

Shutterstock

Busca un lugar cómodo para sentarte, cierra tus ojos y trata de concentrarte en tus pensamientos.

Pon tu mente en blanco y deja fluir tus pensamientos, comienza a sentirlos.

Coloca tus manos en el pecho, respira profundo y lentamente cada vez que surja un pensamiento nuevo.

Enfócate en uno de los más recurrentes, descubre qué sentimiento te produce; si es malo intenta reflexionar por qué te hace daño y resuelve el conflicto.

 

Quizá te interese:
¿Hambre? Te damos 5 consejos para controlar tus antojos

 

Desecha las malas ideas, concéntrate en una que te haga sentir bien y deja que te invada; respira hondo y suelta el aire poco a poco, para que fluyan los buenos sentimientos.

Abre los ojos, respira de nuevo, gira tu cuello, mueve los hombros para atrás y después hacia adelante, sacude pies y manos, y estás listo para volver renovado y relajado al trabajo.

Por: Nadia Juárez.