El contacto humano, físicamente hablando, es una manifestación de pertenencia y aceptación por parte del círculo primario que nos rodea. El abrazo, es la primera manifestación de intercambio de emociones que los seres humanos sentimos.

Quizá te interese: 
VCF espermicidas: Láminas anticonceptivas sin hormonas

 

Al nacer, la protección y la alimentación son parte de este abrazo comunicativo y emocional; éste queda sellado en nuestro subconsciente como una demostración de afecto. Por eso, mediante el abrazo nos comunicamos, o conversamos, desde nuestra piel y con nuestras emociones.

Abrazar también es una cuestión de hormonas. ActualMX

Shutterstock

En un estudio realizado por el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Carolina del Norte, Estados Unidos, se demostró que los abrazos, además de fortalecer las relaciones interpersonales y comunicar emociones, tienen beneficios fisiológicos basados en la liberación de diversas hormonas.

Un abrazo libera la endorfina, conocida como la “hormona de la felicidad”; ayuda, entre otras cosas, a aliviar la ansiedad, reducir el estrés y los síntomas de depresión. Fortalece la autoestima, calma los nervios, ayuda a evitar el insomnio, y reduce el dolor de cabeza y hasta los dolores menstruales.

Libera también la oxitocina, u “hormona del apego”, que produce una sensación de alivio que reduce el dolor. En pacientes con dolencias físicas, aumenta las ganas de vivir y por lo tanto acelera el proceso de sanación estimulando la mejora el sistema inmunológico.

Abrazar también es una cuestión de hormonas. ActualMX

Shutterstock

Finalmente se liberan la serotonina y la dopamina, hormonas que actúan como sedantes. Producen una sensación de bienestar y equilibrio en el cuerpo, que también retrasa el envejecimiento y previene la depresión.

Sin duda, estos beneficios se liberan si el abrazo es un acto percibido como agradable y es realizado con alguien a quien queremos o estimamos. Con un abrazo querido y consensuado regalamos y nos regalamos bienestar.

Abrazar es un acto que dura 20 segundos, aproximadamente, y detona satisfacciones emocionales y fisiológicas de largo alcance. Date tiempo para abrazar a un amigo, a un familiar, a tu pareja, a tu mascota, y en dado caso, a ti mismo, para disfrutar de sus resultados.

Fernando Aparicio es psicólogo, terapeuta y acompañante de vida. Su recorrido incluye el trabajo en Recursos Humanos, educación y capacitación.
Facebook: @fernandoaparicioterapeuta 
Twiter: @fe_aparicio
Site: http://fernandoapariciogo.wixsite.com/psico

Por: Fernando Aparicio.