Ante el panorama de inseguridad e inestabilidad que se vive en nuestro país y en los aspectos personales, es muy difícil conservar cierta calma y confianza para realizar nuestras actividades cotidianas. Sin embargo, se ha demostrado que mantener una buena actitud ante todos los problemas es una vía para mejorar las cosas.

Mostrar una actitud optimista ante las dificultades influye de manera positiva en la resolución de estos, porque retomamos el control de la situación, puntualiza el Lic. Jonathan Paredes García, de la Facultad de Psicología de la UNAM. Al mostrar apatía y conformismo ante malas situaciones, impide vislumbrar las posibles salidas; mientras que al buscar soluciones y mantener una esperanza para cambiar las cosas, trabajamos en ello y podemos darle la vuelta a los problemas.

Pero, ¿existe alguna técnica como tal para mantener una buena actitud?, nos explica que “No hay tal. Quizás sea mejor hablar de características que la facilitan. Tener flexibilidad cognitiva es importante: esto se refiere a poder cambiar las ideas que se tienen. No vivimos en un país primermundista, pero eso no impide llevar a cabo nuestra vida de manera normal. Lamentablemente, eso pasa en muchos estados donde la inseguridad es muy alta. Pero no hay que andar todo el tiempo pensando que algo puede pasar, ya que eso genera mucho malestar. Pero eso no quiere decir que vas a estar descuidado o confiado”.

Aunque existen acciones que permiten generar confianza “Un ejemplo es planear. Al parecer que las cosas no mejoran, una buena planeación es importante (por ejemplo, en temas de economía, como ahorrar); aunado a buenos hábitos, que tienen un impacto directo en la salud. Pero es muy importante informarse de lo que pasa y cómo nos afecta. Ya que esto nos ayudará a tener una actitud real de las situaciones”. “Éste tipo de operaciones tienen un gran peso en nuestras actitudes, y evidentemente, en nuestro estilo de vida.” Finaliza.

Por: Fabiola Rocha González