Sabemos que aunque se consideran parte de la familia, nuestros queridos amigos caninos no pueden tener la misma dieta que nosotros: su organismo es especialmente delicado con ciertos alimentos los cuales no debes darle.

Chocolate. Aunque a estas alturas la mayoría ya lo sabe, es necesario recordar que este producto, por más dulce que parezca, les puede ocasionar taquicardia, vómito, diarrea y en casos severos, la muerte.

Alcohol. Si para el ser humano el abuso de esta sustancia puede ser dañino, en el caso de los perros es peor. Al tener un cuerpo proporcionalmente más pequeño los riesgos de ocasionarles vómito, diarrea, desorientación, dificultad para respirar o incluso coma son muy altos.

Cebolla. Nosotros lo utilizamos para casi cualquier guiso, pero a los canes puede producirles anemia o envenenamiento.

Uvas. Son muy agresivas para su organismo pues pueden causar fallas renales y hepáticas.

Quizá te interese:
¿Cuáles son las razas más populares de perros? Aquí te decimos

Café. La cafeína puede causar grandes estragos en su sistema nervioso a veces con consecuencias fatales.

Ajo. Sus efectos son parecidos a los de la cebolla y se debe tener especial cuidado con las razas pequeñas.

Aguacate. Esta peculiar fruta llega a causar, en el peor de los casos, fallas en el corazón y los pulmones y en el mejor, problemas digestivos por su alto contenido graso.

Leche. Al igual que en algunos humanos, la mayoría de los perros pueden tener problemas digestivos o alergias debido a la lactosa.

Huevos crudos. Se debe tener especial cuidado con este producto pues se incrementan las posibilidades de que nuestra mascota contraiga salmonela. Además, puede causar problemas en la piel y en el pelo.

Por último, cabe mencionar que dichos alimentos pueden afectar de manera distinta a cada perro, lo que para unos quizás no les represente un problema severo para otros, podría resultar fatal. Lo mejor es mantenerlos alejados de ellos por más ternura que dé su cara frente al plato.

Por: Daniel Montes.