Las almendras y nueces, además de ser deliciosas, aportan beneficios a la salud física y mental, por lo que se recomienda incluirlas es la dieta diaria. Especificamente:

Las nueces mejoran el desempeño motriz, su contenido en polifenoles y antioxidantes mejora la conexión entre las neuronas de movimiento.

Un estudio publicado por la Universidad de Barcelona mencionó que las personas que incorporan en su dieta nueces y almendras presentan un aumento en los niveles de serotonina, sustancia que mejora la transmisión de señales nerviosas, reduce la sensación de hambre, disminuye la concentración de sustancias relacionadas con la inflamación; combate la obesidad abdominal y la hipertensión, mejora la salud cardíaca y, por si fuera poco, nos pone de buen humor.

Se recomienda comer siete nueces al día para reducir el riesgo de padecer diabetes y problemas cardiovasculares y cáncer.

La nuez, por su alto contenido en ácido alfa-linolénico y omega 3, protege del estrés oxidativo y sobretodo combate la muerte celular que se produce en el cerebro de los enfermos de alzheimer. Por su parte, las almendras aumentan la función cerebral al incrementar la capacidad intelectual y la longevidad de las células que previenen la pérdida de memoria en las personas adultas.

Almendras

Shutterstock

Quienes consumen regularmente almendra tienden a ser más delgadas, ya que los nutrientes de ésta favorecen al funcionamiento del metabolismo; además, ayuda a la saciedad, o sea, te sientes satisfecho con menos alimento al consumir almendra como colación.

15 gramos de nueces reducen el riego de padecer enfermedades cardiovasculares, la posibilidad de sufrir un ictus o accidente vascular cerebral. Por otro lado, las almendras protegen las paredes de las arterias que, combinadas con alimentos sanos, ayudan a reducir los niveles de colesterol LDL.

¿Qué aportan?

La almendras aportan:

  • Fibra;
  • Proteínas;
  • Vitaminas del grupo B;
  • Vitamina E;
  • Hierro;
  • Fósforo;
  • Magnesio;
  • Potasio;
  • Zinc; y,
  • Calcio.

Las nueces son una fuente rica de proteínas de alta cantidad. Según investigadores, pueden sustituir inclusive a la carne. Se encuentran libres de lácteos y gluten, además de contar con:

  • Vitaminas;
  • Minerales;
  • Fibra; y,
  • Grasas buenas como las poliinsaturadas y monoinsaturadas.

Por: Nadia Juárez.