Hace unos días se completó la transacción en la que Amazon adquirió la cadena de alimentos Whole Foods por $ 13.7 mil millones de dólares. Este movimiento obedece a la estrategia de la tienda en línea por insertarse en todos los ámbitos de la venta minorista.

La principal motivación detrás de esta compra tiene que ver con impulsar el servicio Amazon Fresh, el cual se dedica a la entrega a domicilio de productos perecederos, tales como lácteos y vegetales.

Fresh de por sí tiene el obstáculo de funcionar en zonas selectas de Estados Unidos, a diferencia del rango casi global con el que cuenta el resto de la tienda. Además, estudios de mercado revelan que la mayoría de las personas prefiere adquirir sus alimentos en locación, donde puede observarlos y evaluarlos antes de la compra.

Por su parte, Whole Foods es una firma norteamericana que se ganó una excelente reputación en materia de la calidad de sus alimentos. Al comprarla, además de absorber a la clientela habitual de la tienda, Amazon también adquiere una garantía invaluable para los productos vendidos por medio de Fresh.

Al fin terminó la adquisición de Whole Foods por parte de Amazon; ¿por qué ocurrió esta extraña compra y qué significa para el mercado?

Shutterstock

Cuando una empresa es absorbida por otra, (inevitables) cambios ocurren de manera gradual con el objetivo de no espantar a los clientes recurrentes. Pero no ocurrió así con Whole Foods, ya que sus tiendas cambiaron de forma radical el mismo día en que se completó la adquisición.

A partir de esta semana, aquellos que entren a una tienda de Whole Foods serán saludados por un estante lleno de Amazon Echos, los cuáles (aunque prácticos) poco o nada tienen que ver con el antiguo espíritu de la tienda.

En el aspecto más positivo, aunque no menos mañoso, los precios de la tienda bajaron como nunca antes. Un racimo de plátanos bajó de 79 a 49 centavos de dólar, mientras que otros productos vieron descuentos similares cercanos al 50 %.

Por supuesto, esto es parte de una estrategia con la que desean aumentar la clientela de Whole Foods, una cadena que a pesar de la buena reputación, también fue considerada como un lugar donde la comida era demasiado costosa.

Jeff Bezos, CEO de Amazon, sabe lo que está haciendo, no por nada está cercano a convertirse en el hombre más rico del mundo.

Por: Daniel Pérez.