Isabel Allende Llona nació el 2 de agosto de 1942, en la ciudad peruana de Lima debido a que su padre fungía como secretario de la embajada de Chile en el lugar, por lo que su nacionalidad es la chilena. Posteriormente viajaría a Estados Unidos, donde se nacionalizó desde el año 2003.

Su relación con las letras se vio manifiesta desde muy joven; una de las aportaciones más interesantes las realizó en la revista Paula en donde ya dejaba ver algunos de los temas que marcarían su obra posterior. De igual modo, incursionó en el teatro con obras como El embajador, La balada del medio pelo, Yo soy la Tránsito Soto y Los siete espejos.

La mayor parte de la crítica califica su estilo literario como Post-Boom o Novísima literatura, que destaca los caracteres realistas pero con ciertas connotaciones mágicas; hecho que de forma inversa también le ha generado critica adversa. Sin embargo, ha sido galardonada con el Premio Hans Christian Andersen de Literatura por sus cualidades como narradora mágica y su talento para “hechizar” al público.

Otra de las distinciones más importantes en su vida es el Premio Nacional de Literatura de Chile, que recibió en 2010 bajo el veredicto de “la excelencia y aporte de su obra a la literatura, la que ha concitado atención en Chile y en el extranjero, y también fue reconocida por múltiples distinciones y ha revalorizado el papel del lector”.

Entre sus obras más destacadas en su carrera están: La suma de los días, La isla bajo el mar, La ciudad de las bestias, Paula, De amor y de sombra, La casa de los espíritus, Cuentos de Eva Luna, El reino del dragón de oro, El cuaderno de Maya y Retrato en sepia.

Por: Daniel Montes.