La gigante de Cupertino Apple, ya no es la empresa más valiosa del mundo, ni la segunda, ni la tercera. Esta vez, la desarrolladora tecnológica llegó a poco más de 700.000 millones, cuando en el pasado valía más de un billón de dólares, en el mes de agosto 2018, por primera vez en su historia.

Una acción de la corporación valía entonces 207 dólares, elevándose hasta los 232 dólares a finales de septiembre.

Pero no todo fue fantasía y buenaventura. A finales de noviembre, el vendedor de los teléfonos más famosos de la historia, ya valía ya 812.000 millones, cediendo a Microsoft el título de empresa más valiosa del mundo.

Por desgracia para ellos, en el inicio de este 2019, la empresa se desplomó notablemente y ahora vale 700.000 millones, lo que la colocó como la cuarta más valiosa del mundo tras Amazon, Microsoft y Alphabet, empresa matriz de Google.

Las razones de la caída de Apple son diversas. Es un hecho que una de ellas anida en la guerra arancelaria entre EE.UU. y China, además de la “desaceleración económica” en el mismo país, de acuerdo con el director ejecutivo de Apple, Tim Cook.

 

Quizá te interese:
El día que Steve Jobs renunció a Apple

 

Hace unos días Apple emitió una carta dirigida a los inversores de la compañía explicando una posible pérdida millonaria en los ingresos estimados para el primer trimestre fiscal de 2019.

“No previmos la magnitud de la desaceleración económica, particularmente en China continental”, dice la carta. Señaló también que las previsiones que en noviembre se situaban de forma optimista en los 93.000 millones se reducen a 84.000 millones de dólares.

“El entorno económico en China se ha visto aún más afectado por el aumento de las tensiones comerciales con EE.UU.”, puntualizó.

Los mercados reaccionaron por supuesto, ante la reducción de un 10% la producción de sus modelos iPhone XR, XS y XS Max entre enero y marzo de 2019.

Asimismo, analistas de Wall Street señaló que el porcentaje de las calificaciones de compra de las acciones de Apple es ahora el más bajo desde 2005.

Así las cosas en la compañía que creó un imperio a partir de su nacimiento en una simple cochera.

 

 

 

Por: Azenet Folch