Ella se había esforzado mucho por bajar de peso y tener una silueta aceptable; fue un año de dieta, ejercicios, renuncias y rutinas, hasta cierto punto, estresantes. Tres meses después de dejar su régimen, ganó los 25 kilos que había perdido. Explorando el porqué, se dio cuenta de que no era la primera vez, y que por alguna razón cayó en el autosabotaje una y otra vez.

El autosabotearse es un mecanismo que está dentro de nuestro mundo emocional instintivo. Se configura con base en experiencias de nuestro pasado donde se cultivaron actitudes de protección, supervivencia, no merecimiento o miedo. Nos conduce a estados indeseables en el que nuestra mente se empeña en evitar el logro de metas y sueños. La principal causa es la pérdida de autoconfianza, directamente relacionada con el control sobre nuestra vida.

Al no ser racional, pocas veces caemos en la cuenta de nuestras acciones autosaboteadoras. Es por eso que cuando nuestras decisiones o acciones no permiten el logro del triunfo esperado, racionalizamos de todo tipo de formas llegando a conclusiones favorables que nos mantienen en nuestra zona de confort como una mejor decisión.

El autosabotaje es un mecanismo que está dentro de nuestro mundo emocional instintivo. Se libera al realizar una introspección y luego la aceptación.

Shutterstock

El condicionamiento mental al que nos exponemos en etapas de autosabotaje es suficiente para perderse del éxito; esto porque está basado en creencias y vivencias limitantes. Cambiar estos paradigmas y patrones de comportamiento para superar dicho condicionamiento no es tan sencillo, sin embargo es posible.

En principio, es necesario un serio ejercicio de autoaceptación, es decir, reconocer debilidades y fortalezas desarrolladas a través de nuestro desarrollo. A partir de ello tomaremos el control de nuestra vida. Por otra parte, será preciso volver a nuestro diálogo interno. Por ejemplo, es mucho más efectivo enfocarnos en “lo que puedo mejorar” que en “lo que está mal dentro de mí”.

Finalmente, será necesario un proceso acompañado de reconciliación con experiencias pasadas que fundamentaron las creencias y paradigmas limitantes que provocan acciones autosaboteadoras para romperlas y generar una nueva forma de pensar y sentir que nos mueva de nuestra zona segura.

Entrar en un camino de introspección y autoanálisis ayudará a clarificar nuestra mente, nuestros deseos y nuestra voluntad sin dejar espacios a patrones emocionales que nos conduzcan hacia donde no queremos estar o de donde necesitamos movernos.

Fernando Aparicio es psicólogo, terapeuta y acompañante de vida. Su recorrido incluye el trabajo en Recursos Humanos, educación y capacitación.
Facebook: @fernandoaparicioterapeuta 
Twiter: @fe_aparicio
Site: http://fernandoapariciogo.wixsite.com/psico

Por: Fernando Aparicio.