1

La aviación civil tendrá muy pronto una nueva cara. El avión QueSST, (Quiet Supersonic Technology), es el avión supersónico de la NASA que podrá volar a 1.500 km/h y su prototipo se otorga muchos atributos que en su momento fueron reales con el recordado Concorde, que hoy no surca más los cielos debido a las fallas que presentó.

“Nariz larga y alas muy barridas”, es el concepto en el que se basó Jimi Russell, del Glenn Research Center, para crear esta fantástica aeronave que pronto volará alrededor del mundo y dará un giro enorme a la aviación comercial, como la conocemos hasta ahora, según explicaron en la web de la agencia espacial estadounidense.

QueSST es el nombre del proyecto de la NASA. “¿Imaginas volar de New York a Los Ángeles en la mitad de tiempo?”. Así difundió su trabajo Jimi Russell, quien afirma que este avance significaría “menos tiempo de vuelo, menos tiempo en un asiento estrecho y más tiempo en tu destino”.

Quizá te interese:
El Xperia™ XZ Premium próximamente en color rojo llamado “Rosso”

El conocido en la agencia como X-Plane, es quien es el encargado del desarrollo de este fascinante avión. La empresa Lockheed Martin, recibirá por la fabricación 247,5 millones de dólares para llevarlo a cabo.

Imagina lo que será volar a 1.500 km/h a una altura de más de 16 kilómetros (en la estratosfera). Esta aeronave sustituirá al Concorde, otro avión supersónico, el cual fue retirado del cielo por el excesivo ruido en sus turborreactores entre otras fallas, debido a su obsoleta tecnología de la década de los 50, además de ser sólo era supersónico sobre el océano.

El avión que cruzaba el cielo a velocidad del sonido, dejó de hacerlo desde el 1 de noviembre de 2002. Así lo decidieron las dos líneas aéreas que usaban estos aviones entre su flota para pasajeros, Air France y la British Airways.

Por su parte la intención de que el QueSST llegue a las pistas, es que en 2021 la NASA pueda empezar a planificar “pruebas de vuelo si los datos son positivos”. Aunque, por el momento “no es un avión de pasajeros”.

Por: Azenet Folch. 

 

1