Científicos determinaron que algunas bacterias que se encuentran en nuestro intestino, podrían representar un tremendo impacto en nuestro equilibrio mental e incidir en la probabilidad de sufrir depresión.

Este pasado lunes se publicó un amplio estudio en el que las muestras analizadas por un amplio estudio, en heces de más de mil voluntarios, descubrió que dos familias de bacterias eran sistemáticamente menos numerosas en las personas deprimidas, incluidas aquellas bajo tratamiento con antidepresivos.

El estudio, se basó en una muestra poblacional de mil holandeses. Luego de validar las conclusiones, se estableció una relación estadística entre el número de ciertas bacterias y el nivel de bienestar y salud mental. Esto lo explicó el artículo publicado en la revista científica Nature Microbiology.

Aunque el estudio no muestra una relación causa y efecto, de acuerdo con Jeroen Raes, uno de los autores principales al agregar que la comprensión de los lazos entre el intestino y el cerebro se encuentra aún, en su etapa inicial.

Las bacterias reconocidas por dicho estudio, fueron Coprococcus y Dialister, conocidas por tener propiedades antiinflamatorias.

 

Quizá te interese:
 3 películas sobre depresión en adolescentes

 

Pero, «también sabemos que la inflamación del tejido nervioso desempeña un papel importante en la depresión, por lo que nuestra hipótesis es que los dos están relacionados de una forma u otra», explicó a la AFP el profesor de microbiología en la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica.

«La idea de que las sustancias derivadas del metabolismo de los microbios pueden interactuar con nuestro cerebro, y por lo tanto con nuestro comportamiento y sentimientos, es intrigante», agregó Raes.

«Hasta ahora, la mayoría de los estudios realizados en ratones o en una pequeña cantidad de personas, y los resultados fueron contradictorios», puntualizó para la AFP.

Por el momento, los 300 millones de personas en todo el mundo sufren depresión o la llamada «epidemia silenciosa», de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), es una de las principales causas de los 800 mil suicidios registrados cada año.

Al día de hoy, los antidepresivos convencionales, son recetados por distintos médicos en todo el mundo, para ayudar con este terrible padecimiento, pero de acuerdo a Jeroen Raes, nuevos tipos de tratamientos podrían estar a en la mira con este descubrimiento, «Realmente creo que es un camino a seguir es utilizar mezclas de bacterias como tratamiento».

 

 

 

Por: Azenet Folch