Un estudio reveló que beber refrescos y jugos de frutas artificiales, claro está, generan cáncer. 

Si creías que te sentías a salvo por beber jugos de frutas procesados de esos que venden en el supermercado, no es así, ya que tanto jugos artificiales o procesados de frutas y los refrescos, generan cáncer por igual. Esto de acuerdo a un reciente estudio que se publicó en la revista BMJ.

Beber jugos o refrescos te provocarán cáncer de igual manera (estudio)

El estudio se llevó a cabo en Francia con un total de 101 mil 257 adultos, 79% de ellos mujeres, durante un periodo de 9 años y se registraron sus hábitos de consumo (alimentos y bebidas) a través de cuestionarios. Al final, se evidenciaron cerca de 2 mil 200 casos nuevos de cáncer.

La investigación fue observacional, debido a esto, los científicos no pueden asegurar que se trate de una relación causa-efecto entre el azúcar y el cáncer, más sí se encontró que consumir 100 ml de bebidas azucaradas al día, aumenta en un 18% las probabilidades de contraer cualquier tipo de cáncer.

Quizá te interese:
Agua tibia con limón beneficios que ayudan a tu cuerpo

Los expertos concluyeron que el jugo de frutas muestra la misma asociación con el cáncer que cualquier otra bebida azucarada, como refrescos y bebidas energizantes, aunque no se encontró relación alguna entre esta enfermedad y los edulcorantes artificiales. El resultante es que una el consumo regular de bebidas con azúcar, incluidos los jugos de frutas, aumentan el riesgo de contraer cáncer.

Amelia Lake, de la Universidad de Teesside, informó al respecto que “reducir la cantidad de azúcar en nuestra dieta es extremadamente importante” y es que equilibrarla es la clave.

Beber jugos o refrescos te provocarán cáncer de igual manera (estudio)

Aunque los científicos recalcaron que los resultados “no ofrecen una respuesta definitiva”, investigarán sobre el tema mediante mecanismos biológicos que puedan ser verificados, por ejemplo: cómo afecta el azúcar la grasa alrededor de los órganos, los niveles de azúcar en la sangre y los marcadores inflamatorios.

Una razón más para moderar el consumo de azúcar. 

 

Por: Azenet Folch