La fibra es muy importante para la salud digestiva, cardiaca y la piel. Aporta grandes beneficios al cuerpo, tanto en el interior como en el exterior, por ello los expertos recomiendan comer mínimo 32 gramos al día.

Al respecto te compartimos siete beneficios para que definitivamente la incluyas en tu dieta:

Ayuda a controlar el peso

La fibra soluble que se encuentra en alimentos como pepino, arándanos, frijoles y nueces, ayuda a sentirte satisfecho durante más tiempo, por lo que es una gran aliada para controlar lo que comes y, por lo tanto, tu peso.

Previene el estreñimiento

La fibra insoluble que contienen los vegetales de hoja verde oscuro, judías verdes, apio y zanahorias contribuye a que los alimentos se digieran más rápido, de ese modo la expulsión es más saludable.

La fibra es más que un aliado de la buena digestión, también beneficia a tu piel y cabello; sus aportes se notan desde adentro hacia afuera del cuerpo.

akrostudio.com

Previene enfermedades cardiacas

Las personas que tienen una alimentación rica en este componente tienen 40 % menos riesgo de padecer enfermedades cardiacas.

Controla los niveles de azúcar en la sangre

La fibra retrasa la absorción del azúcar, lo cual ayuda a estabilizar los niveles de glucosa en la sangre, así que previene y controla enfermedades como la diabetes tipo 2.

Protege contra un derrame cerebral

Investigadores descubrieron que por cada siete gramos de fibra adicional al consumo regular, se reduce en un 7 % el riesgo de padecer un derrame cerebral.

La fibra es más que un aliado de la buena digestión, también beneficia a tu piel y cabello; sus aportes se notan desde adentro hacia afuera del cuerpo.

explicalo.net

Le devuelve vida a la piel

Si consumes al menos 32 gramos tu piel se verá más joven, saludable y con vida. Además, la fibra contribuye a la producción de colágeno, proteína que brinda elasticidad a la piel.

Mejora la apariencia del cabello

Los alimentos ricos en este componente ayudan a la producción de melanina, lo cual previene la aparición de canas y evita la pérdida de cabello.

La fibra es más que un aliado de la buena digestión, también beneficia a tu piel y cabello; sus aportes se notan desde adentro hacia afuera del cuerpo.

Por: Nadia Juárez.