Escribir un diario tiene el poder de calmar a cualquier «fiera» que llevemos dentro; liberar emociones como enojo, tristeza, miedos, pero también funciona como recordatorio de los buenos momentos que hemos vivido. Además el simple hecho de escribir, sobre lo que sea, funciona como terapia para el estrés y alienta a la imaginación.

Si de niña llevabas un diario, retómalo; ya no es cuestión de niños o adolescentes, sino de generar paz interior. A propósito de ello, aquí te presento algunos beneficios de escribirlo.

Tranquiliza

Hay momentos que no los pasamos bien y tenemos ganas de gritarle a quien se ponga en frente, pero eso no sería tan conveniente. En el diario puedes «gritar con una pluma»; conforme anotas lo que te molesta, el enojo y frustración salen con cada palabra escrita. El cuaderno se convierte en tu psicóloga.

Guarda buenos recuerdos

Así como sirve para escribir malos momentos, también ayuda a guardar los mejores de una manera romántica, para que te olvides un de poco publicar tu vida en redes sociales. Hay instantes que debes guardar sólo para ti.

diario

shutterstock

Creas un reflejo de ti

Después de cierto tiempo, o cuando hayas superado sucesos que escribiste, vuelve a leerlos; te darás cuenta que eres capaz de superar cualquier obstáculo. Será como mirarse en un espejo con tu «yo de los malos momentos» y «tu yo que no se rinde ante nada»; eso te dará fuerza para siempre segur adelante.

Creatividad

Lo que comenzó como terapia quizá haga de ti una gran escritora; al hacer de la escritura un hábito, las palabras comienzan a fluir, dejan de ser desahogo o secretos y se convierten en historias que cobran vida con tu imaginación.

Ayuda a conocerte

Te ayuda a ser más sincero contigo, al escribir no hay prejuicios y en cada palabra puedes descubrir quién eres y lo que realmente deseas. Así que no esperes más y empieza a registrar tu vida en un bonito diario.

Por: Nadia Juárez