¿En qué momento de nuestra vida no hemos sentido estrés, agotamiento, insomnio, y un sinfín de malestares? Basta una pequeña situación tensa y volver a relajarnos, y a pesar de que en el mercado existen muchos productos que aseguran nos ayudarán a erradicar estos problemas, no existe la necesidad de llenar nuestros cuerpos de químicos cuando nos podemos valer de recursos naturales.

Uno de ellos es la valeriana, una planta medicinal conocida por sus propiedades terapéuticas: funciona como sedante, ansiolítica, antiinflamatoria y antiespasmódica. Relaja el sistema nervioso, estabiliza el pulso cardiaco, ayudando a combatir la depresión, espasmos nerviosos, diarrea, vómito, hinchazón intestinal, cólicos, agotamiento nervioso, ansiedad, estrés e insomnio, entre otras cosas.

Sin embargo, se recomienda no ser consumida durante el embarazo y la lactancia, ni a niños menores de 3 años. Tampoco personas que están tomando medicamentos contra la depresión y/o sedantes, ni combinarlo con la ingesta de alcohol.

Estas son algunas de sus formas de consumo:

  • En cápsulas (bajo la dosis recomendada por un especialista).
  • Como aceite esencial: Éste viene directamente de la raíz de la planta. Se consume en gotas.
  • En infusión:Se puede preparar de las hojas de la plantar en una taza con agua caliente, que se dejar reposar al menos cinco minutos. Se recomienda no beber más de tres infusiones por día.

Por: Fabiola Rocha González.