Conoce la historia desde el lado humano de la talentosa mujer que pone en alto el nombre de nuestro país con su talento en la entrevista que ActualMX tiene para ti sobre Mayra Hernández, la pintora que ilustró la exitosa película Cartas a Van Gogh.

Quizá te interese:
Disney presentó el tráiler de su nueva película “The Nutcracker and the Four Realms”

65 mil fotografamas y horas de arduo trabajo junto a 100 artistas más,  tienen como resultado una de las mejores películas que tocan el tema del arte de los últimos tiempos, pero… la vida nos tiene destinados distintos caminos aunque muchos lleguemos al mismo fin, así que conoce qué hay detrás de la artista mexicana seleccionada para llevar a cabo esta tarea, desde un lado más humano, con los toques de emoción que solo quienes se dedican a la noble y dura profesión del arte, poseen.

Cuéntanos Mayra… ¿Cuánto tiempo tienes dedicándote al arte y cuál es tu técnica en la que eres experta?

Vino desde que tenía 5 años… Padecí una enfermedad llamada Dermatomiositis durante mi infancia.

Salí de la escuela por un año y quedé al cuidado de mis abuelitos. Ahí comencé a dibujar y colorear.

Vendía mis dibujos a la familia por $1 peso mexicano; quería ahorrar para llegar a Disneyland y con la práctica, crecí mi habilidad de observación y dibujo.

Usualmente me decían que sería artista de grande; mi gusto hacia las matemáticas y física me hacía dudar, sin embargo, en el último año de preparatoria, pese a escoger el área de ciencias, terminé aplicando a universidades de arte.

En la universidad retomé el dibujo, pintura, y desarrollé muchos sueños artísticos, recibiendo inspiración de todo lo que nos rodea.

Mi técnica es flexible. Me dediqué a la animación, pero aprendí mucho sobre la experimentación artística, utilizo muchos materiales dentro de mis técnicas; me gusta experimentar e intentar diferentes cosas; sin embargo, creo que se me da un poco más lo que es el realismo.

Recientemente he trabajado tanto con óleos que son de mis materiales favoritos.

Conoce la historia desde el lado humano de Mayra Hernández, la pintora que ilustró la exitosa película, Cartas a Van Gogh.

Jeanette Levine

Cuéntanos sobre tu familia y el apoyo que te ha brindado hasta ahora.

Mi mamá es contadora pública y tiene una maestría en impuestos.

Mi papá es pediatra jubilado.

En el tiempo en el que mi mamá empezaba a ejercer la carrera, habían menos oportunidades para las mujeres y no tantas puertas abiertas. Mi mamá ha sido la primer presidenta mujer de Coparmex delegación Cuauhtemoc, y le apasiona su trabajo.

Ella y mi papá nos brindaron la oportunidad a mi hermana y a mí de desarrollarnos en aquello que nos gusta, a pesar de que la carrera de arte tiene muchas dificultades…

Cuando empecé a trabajar, no encajaba mi animación plástica con los estudios de animación 3D o digital, me apoyaron para mi proyecto como freelance y con el video que realicé con los músicos de Triciclo Circus Band. Gracias a ello, a eso, pude llegar a ‘Cartas de Van Gogh’.

Nuestra familia es unida, también entre mis tíos. Ellos son la base y la estabilidad de mi persona. Si estoy desgastada, basta estar con ellos para sentirme renovada y con más fuerzas para seguir. Son mi motivo y mi mayor inspiración.

¿Cómo era Mayra en su niñez?

De muy pequeña, social, pero de los 6 años en adelante me volví más tímida y callada. Me encantaba y a la fecha todavía me gusta mucho jugar, crear, imaginar, soñar.

¿Cuál es tu formación académica?

Ingresé dos meses en la Escuela Nacional de Artes Plásticas, también había aplicado para una universidad de Reino Unido y fui aceptada. Estudié un año en Londres Arte y Diseño en Camberwell College of Arts, y posteriormente 3 años en Edimburgo (Edinburgh College of Arts) la carrera de Animación.

Conoce la historia desde el lado humano de Mayra Hernández, la pintora que ilustró la exitosa película, Cartas a Van Gogh.

Crónica Sonora

Platícanos, cuál fue el momento mágico que te hizo decidir hacer lo que te apasiona y dejar de lado las convencionalidades ¿Lo recuerdas? ¿En dónde estabas y con quién?

Cuando entré a la universidad de Londres, el tipo de estudio que se realiza ahí es independiente, enfocado a tener iniciativa en buscar y aprender sobre aquello que te interesa.

Yo estaba muy acostumbrada al realismo, a los trabajos estéticos, a un producto final… Ahí te fomentaban mucho la experimentación, documentar el proceso creativo, la investigación e inspiración en otros artistas, museos u objetos, siempre estábamos preocupados en sentir una inspiración muy grande por todo.

Pensaba estudiar ilustración. Nos mostraron los trabajos de alumnos del año anterior sobre animación, me di cuenta de que había una gama muy grande. Todo un mundo alterno.

Quizá te interese:
Cinépolis VR: la increíble experiencia de la realidad virtual llegó a México

¿Cómo es que te consideras hoy día?, ¿exitosa? o ¿sientes que te falta aún más?

¡Me siento sumamente dichosa!. En estos momentos vivo algo muy grande debido a la película de ‘Cartas de Van Gogh’. Sin embargo, siento que para mí falta aún más. ‘Cartas de Van Gogh’ es hermosa, y soy muy afortunada en ser parte de los pintores en ella, la única latinoamericana, sin embargo, éste es el sueño de los directores Dorota Kobiela y Hugh Welchman. 

Todos estamos muy agradecidos por la confianza que nos tuvieron y la oportunidad, pero como pintora-animadora, siento que todavía me falta.

¿Quién te inspiró a estudiar arte?

¡Todo!. Todo me inspira de alguna manera. Particularmente el tipo de animación que estudié fue por conocer el trabajo de Anna Ginsburg (quien en ese entonces también era estudiante), de ahí ir explorando lo que hacían animadores como Jan Svankmajer, Fréderick Back, Bill Plympton, Aleksandr Petrov, Caroline Leaf, Sylvain Chomet, Winsor McCay, PES, Blu, entre muchos otros.

El trabajo de ilustradores, pintores, artistas, que ponen sus obras en línea, los trazos sobre el papel y los distintos materiales, los cuadernos en blanco, la habilidad de poder crear historias y que esas historias inspiren a otras personas…

Conoce la historia desde el lado humano de Mayra Hernández, la pintora que ilustró la exitosa película, Cartas a Van Gogh.

YouTube

¿Qué te hizo decidir tomar la determinación de concursar para participar en La película ‘Cartas a Van Gogh’?

Realizaba un video musical para un grupo llamado ‘Triciclo Circus Band’. Para el video escogí una técnica muy similar a lo que utilizaron en ‘Cartas de Van Gogh’: óleo sobre vidrio (en ‘Loving Vincent’ utilizaron óleo sobre cartulina o cartón).

Un amigo me envió la convocatoria y al ver la técnica, sabía que era un lugar en el que yo también podría aportar mucho y florecer.

El año anterior había ido a Holanda a uno de los museos de Van Gogh. Sus pinturas me impresionaron, su historia, sus pensamientos; tanto, que compré una biografía de él y no me imaginaba que al año siguiente estaría participando en su homenaje.

¿Qué tan complicado fue hacerlo, sentiste en algún momento que no podrías lograrlo? ¿Por qué?

Siempre realizar animaciones tiene dificultades. Son procesos muy, muy lentos, tardados, y muy cansados… Hay días en los que estás tan cansada, porque hay que trabajar en la misma toma alrededor de un mes, o incluso más. Es estar viendo lo mismo por todos esos días, haciendo alrededor de 4 ó 5 pinturas al día (con el mismo personaje en casi la misma posición).

La paciencia es un reto y mantener el nivel de energía. Si trabajas en una animación debe ser porque amas mucho el proyecto que estas realizando.

Quizá te interese:
¿Cuáles son las mejores adaptaciones al cine de Stephen King?

¿Familia o carrera… qué pesa más?

Para mí es la familia.. A pesar de que ame mi carrera, lo que realizo, el arte, siempre la familia será lo principal y mi prioridad. Es mi mayor alegría.

¿Qué piensas sobre la concientización del apoyo al arte emergente?

Yo apoyo enteramente… A los artistas que están emergiendo muchas veces no se les ve, y sin embargo, tienen toda la capacidad, el ánimo, el talento, las ideas para crear proyectos sorprendentes y se necesita brindarles acceso a esas oportunidades… de lo contrario es energía, confianza, esos sueños, pueden olvidarse y sentirse desalentados, entrando a trabajos que quizá no les gusta.

¿Quieres hacer alguna diferencia con tu trabajo dentro de tu rubro o solo lo haces por tener dinero para ti y tu familia?

Definitivamente quiero hacer una diferencia en lo que se pueda, aportar algo positivo al mundo.

El trabajo de Yann Arthus-Bertrand me inspira y conmueve mucho, o la película de ‘The Man Who Planted Trees’ de Frédéric Back, o las películas de Estudio Ghibli. De alguna manera, quiero dar mensaje que ayude a las personas a sentir más empatía por los demás, a recordar valores, que nos unan… Estoy todavía pensando en cómo… y a la vez, espero también poder vivir de ello y mantener a mi familia… Es difícil todavía.

Conoce la historia desde el lado humano de Mayra Hernández, la pintora que ilustró la exitosa película, Cartas a Van Gogh.

Mayra Hernandez

Cuéntanos de tus fracasos, ¿han sido duros?, ¿ha habido un parte aguas para renacer de las cenizas?

Sí, creo que todos hemos padecido eso. Rechazos, que tu trabajo no es valorado, o es ignorado. Incluso como persona, siempre habrá muchas críticas sobre quién eres, lo que realizas, tu personalidad, lo que te gusta.

Recientemente, tuve unas semanas donde sí fue difícil continuar. Terminé el video de ‘Beautiful Girl’ para Triciclo Circus Band en agosto, y fue rechazado en festivales en los que pensé que sí quedaría (‘Beautiful Girl’ fue un trabajo que hice voluntariamente en lugar de por pago).

Al iniciar la difusión en México con ‘Cartas de Van Gogh’ tenía unas ideas de murales animados colaborativos, pero fui yo quien tuvo que buscar lugares, apoyo de material, de tiempo.

Fue desalentador y exhaustivo… la Cineteca me dio mucho apoyo y me permitió realizar uno con otros voluntarios en sus instalaciones. Incluso ahora es un poco incierto porque como artista creo que me falta saber cómo desarrollarme y saber cobrar por mi trabajo ya que las situaciones financieras siempre ponen un peso encima, pero el apoyo de mi familia me hace seguir intentando. 

Vincent se apoyaba en su hermano, imagino que su vida fue muy difícil con tanto rechazo a sus pinturas y hacia él, sin embargo, creía en su arte, sabía que estaba haciendo algo diferente… ¡le apasionaba tanto…!

Hay personas que no tienen el apoyo de su familia, de algún familiar, a ellos hay que dedicarles sonrisas y el apoyo emocional que se pueda brindar.

¿Hay algún vacío emocional que querías llenar con tu arte o solo lo iniciaste como una pasión o negocio? Porque pintas de todo un poco, pero en esencia… ¿Qué quieres transmitir?

En esencia quiero transmitir mensajes positivos, mensajes que nos lleven a cuidar más el medio ambiente, al cariño entre personas, a la esperanza.

Creo que lo inicié como una pasión, es porque busco poder dejar algo y aportar a quienes puedan verlo… sin embargo, espero también poder saber cobrar por mi trabajo para poder vivir de él.

Conoce la historia desde el lado humano de Mayra Hernández, la pintora que ilustró la exitosa película, Cartas a Van Gogh.

©ActualMX

¿Cuál es tu mayor monstruo en la vida?, ¿A qué le temes?

Me dan muchísima tristeza los conflictos en el mundo, las guerras, la discriminación entre naciones y personas, el maltrato y en general que no cuidemos del ambiente, la violencia… Le temo a la desesperanza. También me da miedo no poder vivir de mi arte.

¿Existe alguien a quien dediques tus piezas?

Principalmente a mis papás, a mi familia. En general, a quienes las vean y las aprecien. Y bueno, crecí en el catolicismo y aunque ahora dudo de muchas cosas, es también en agradecimiento a Dios o a la vida.

¿Si viajaras en el tiempo, qué te dirías a ti misma de niña u adolescente?

Un poco, que me enfocara más en el arte porque al final ¡sí seré artista creando más obras o portafolio¡. Pero de la misma manera me diría que todo estará bien, y que siga adelante.

¿Qué es lo que te dio el coraje para tener tanto éxito en tu emprenda de concursar para un proyecto tan ambicioso como la película Cartas a Van Gogh?

En ese caso sí fue la confianza en mi trabajo. Como sabía que mi trabajo con ‘Beautiful Girl’ era parecido, estaba casi segura de que en la película podría dar mucho también.

El poder saber sobre animación y pintura me ayudó mucho en las pruebas que nos presentaron antes de entrar a la producción. También el cariño hacia Vincent, y hacia el proyecto.

¿Poder, fama o sabiduría…?, ¿Qué elegirías?

Sabiduría, porque tener poder o fama sin tener ese timón o esa consciencia sobre cómo ayudar o qué hacer con lo que tienes, quizá no sea tan conveniente…

Conoce la historia desde el lado humano de Mayra Hernández, la pintora que ilustró la exitosa película, Cartas a Van Gogh.

CinEspacio24

¿La primera palabra que se te venga a la mente?

Amor

Dinos, ¿Con qué te quedas de esta entrevista?

¡Muchísimas gracias por la entrevista! Por mi lado, me ha hecho reflexionar mucho sobre varias cosas, y me recuerda también parte de la inspiración cuando empecé a trabajar, aquello que me movía, la pasión y la alegría por el arte, el motivo por el cual trabajamos…

Un gran gran abrazo!

 

Entrevista por: Azenet Folch.