Los expertos de la ciencia descubrieron que en ciertos cerebros, hay un sitio que se llama “Región Pokémon”. Esto sucede en quienes jugaron algún título de la franquicia Pokémon en su infancia.

En un estudio que se publicó en Nature Human Behavior, 11 personas que en su infancia fueron jugadores de Pokémon, estuvieron sometidas a un escaneo de cerebro. Los resultados fueron comparados con los de otras 11 que son novatas.

Durante la primera parte del estudio, los distintos participantes de Pokémon, fueron diferenciarlos por nombre. Luego se les escaneó al cerebro mientras veían fotos de los primeros 150 Pokémon, además de imágenes genéricas de animales, carros, caras, palabras y pasillos.

Quizá te interese:
Todos a volverse locos con Pokémon porque regresa ahora a la Nintendo Switch

Los resultados dejaron ver que en los jugadores experimentados, en una región específica del cerebro llamada surco occipitotemporal, imágenes de Pokémon respondieron más que a cualquier otra que se les mostró. En los jugadores novatos, la región -que se asocia al procesamiento de imágenes de animales- no hubo preferencia por los Pokémon.

El sitio The Verge, los resultados respaldan una teoría llamada “sesgo de excentricidad”, que prevé que el tamaño de las imágenes que vemos y el ángulo desde el que las vemos -central o periférico-, predice qué área del cerebro responderá.

La región cerebral de este estudio se asocia las imágenes que se ven de frente.

Esta no es la primera que Jesse Gómez, coautora del estudio, utiliza Pokémon para estudiar el cerebro y ahora dice que le interesa hacerlo desde la perspectiva sonora, pues los juegos tienen sonidos muy específicos que seguramente activan regiones cerebrales en las personas que los jugaron en la infancia.

 

 

 

Por: Azenet Folch