Chismear, sin duda es algo muy popular y aunque no se quiera, tarde o temprano llega hasta nuestros oídos alguno. Pero no hay por qué preocuparse pues un estudio científico ha revelado que echar el chisme,  tiene efectos positivos en las personas que lo realizan.

Hay una línea delgada entre enterarnos de algo y chismear al respecto, y es que aunque no se quiera existe una atracción culposa hacia indagar y debatir sobre algo que no debería por qué interesarnos. Sin embargo, científicos de la Unidad de Psiquiatría de la Universidad de Pavía, en Italia, han arrojado una respuesta sobre este particular hecho.

Chismear-1

Descubre Subconsciente

El estudio se realizó con 22 estudiantes de sexo femenino y evaluó la influencia en el organismo que ejerce el mantener conversaciones chismosas. Según los resultados, cuando se tienen dichas conversaciones el cuerpo incrementa de manera notable los niveles de oxitócica también llamada hormona del amor o la felicidad, para que nos demos una idea.

 

Quizá te interese: 
Blind, aplicación para chismear en el trabajo y que nadie se entere

 

Para el estudio, que también analizó los niveles de cortisol (relacionado con el incremento del nivel de azúcar en la sangre) se asignaron al grupo de mujeres tres conversaciones: una con chisme, una neutral y una sin chisme, pero emotiva. Los registros revelaron que en los tres casos los niveles de cortisol bajaron, pero en la conversación con chisme los niveles de oxitócica subieron considerablemente.

  La Dra. Natascia Brondino fue la encargada del estudio y expresó que chismear “sirve como una función social útil” y además agregó que “la gente se une más de lo que lo haría si estuviera hablando sobre algún tema impersonal, y puede ayudarnos a decidir en quién confiar, porque podemos escuchar información sobre personas que no conocemos de fuentes confiables”.

Chismear-2

HOY.LA.CAJA.GURU

  Así que la próxima vez que un chisme llegue a tus oídos siéntete libre de culpa para escucharlo pues la ciencia ha demostrado que el cuerpo sólo busca sentirse bien.

 

 

  Por: Daniel Montes.