Chivas se consagró campeón de la Copa MX al derrotar en penales a Monarcas. El rebaño sufrió de más, pero por fin levantó un título en casa, después de 20 años, y por primera ocasión desde la inauguración del Estadio Chivas. Esta es la segunda Copa MX que gana Guadalajara desde que se revivió el torneo en 2012.

Ambas escuadras salieron con equipos alternativos, aunque los locales tenían más titulares habituales que los michoacanos. Esto de inmediato se reflejó en el partido; a escasos minutos del comienzo, los de Matías Almeyda se acercaron a la portería rival en un par de ocasiones.

Aunque llegaban constantemente, no pusieron en predicamentos al arquero Sebastián Sosa durante el primer tiempo. No se puede decir lo mismo de la segunda mitad en la que el Rebaño tuvo más claridad en su generación ofensiva y apenas al 49 el uruguayo le quitó el gol a Alan Pulido con una estupenda atajada.

Pasados los 70 minutos de juego, Chivas estuvo más cerca de marcar. Primero Pulido mandó un cabezazo por arriba del marco rival; un par de minutos más tarde, Sosa volvió a salvar su meta tras un disparo a quemarropa de Javier “Chofis” López. Pero los minutos pasaron y por más que lo intentaban, los locales no definieron el juego.

Desde el manchón penal el primer turno fue para Carlos Salcido, quien revivió los fantasmas de la final pasada frente a Querétaro al errar su disparo. La cosa se complicó más cuando Mario Osuna marcó para Monarcas. Sin embargo, el portero mexicano Miguel Jiménez atajó los siguientes tres disparos de Monarcas y los tiradores Chivas no volvieron a fallar.

Por: Gerardo Guillén.