Mas allá de un cliché romántico o de un detalle de conquista, los chocolates tienen propiedades únicas por lo que tu enamorado o enamorada podría disfrutar de ellas si decides regalarlo en este próximo Día del Amor y de la Amistad.

Proveniente del cacao y, por lo tanto, con un origen ciertamente en tierras prehispánicas, el chocolate oscuro es aquel que tiene las mayores propiedades curativas.

Este tipo de chocolate cuenta con una gran cantidad de desintoxicantes naturales, mismos que tienen un efecto sumamente positivo en las células de la piel y que desaceleran el proceso de envejecimiento.

Es importante decir que estas propiedades solamente se encuentran en el chocolate oscuro sin cocinar y no en todas las otras variedades de este alimento.

Es un hecho que el chocolate contiene una gran cantidad de calorías, sin embargo, de las grasas que tiene, el ácido oleico y el ácido esteárico tienen beneficios para la salud. El segundo tiene, créanlo o no, la capacidad de ayudar a combatir el colesterol, pese a esto, es muy importante decir que toda ingesta debe ser menor a 100 gramos, ya que, de excederse, la cantidad de calorías que aportaría el chocolate serían excesivas y malas para la salud.

Otro beneficio comprobable de la ingesta del chocolate oscuro es que ayuda tanto a la circulación de la sangre como a proteger al corazón (no estamos hablando de manera figurativa con respecto al miocardio), está científicamente comprobado que un consumo moderado te protege de problemas cardiovasculares.

Hablando de sentimiento, hay algo en lo que la sabiduría popular acertó definitivamente, el chocolate es un antidepresivo natural, es decir, mejora el estado de ánimo; sirve para propiciar una buena actitud, siempre y cuando, como ya lo hemos mencionado anteriormente, el consumo no sea excesivo.

Así que ya lo sabes, este San Valentín regala y come chocolate, solamente, por favor, no te comas toda la caja en una sentada.

Por: Dan Fridman.