A medida que crecemos es más difícil comer saludable, ya que con la edad avanzada muchos alimentos que sabemos de cierto que son saludables, para nuestro cuerpo maduro, ya no lo son. 

Cuando envejecemos, al rededor de los 65 años es demasiada baja la ingesta de frutas enteras, verduras, frijoles, granos enteros, aceites y lácteos saludables para el corazón, y demasiado alta en granos refinados, sodio y otros nutrientes vacíos, según el informe de 2016 del Foro federal interinstitucional sobre estadísticas relacionadas con el envejecimiento.

«Una amplia variedad de factores puede afectar la capacidad de un adulto mayor para comer de manera saludable, desde la falta de apetito hasta los problemas de masticación y deglución para tener enfermedades como la depresión y demencia», dijo Elizabeth Eckstrom, jefe de geriatría de la Oregon Health & Science University. 

Quizá te interese:
¿Qué tan difícil es comer? Aquí 6 errores que cometemos

Es bien sabido que una mala nutrición puede provocar fragilidad, hacerte más susceptible a infecciones y músculos debilitados, entre otros factores que ponen en riesgo la salud.

¿Cómo superar la mala alimentación?

Soluciones inteligentes: Deberías preocuparte si pierdes peso sin razón, por ello debes mantenerte físicamente activo. El ejercicio, incluido el entrenamiento de resistencia, mantiene la masa muscular, ello su vez, mantiene el metabolismo activo y potencialmente aumenta el apetito.

Comer saludable y sus desafíos en la tercera edad

Tai chi podría ser la respuesta: Un estudio de la revista BMC Medicina complementaria y alternativa encontró que los adultos mayores que practicaban este ejercicio regularmente reportaban un aumento en el apetito.

Piensa que si te sacias rápidamente, deberías considerar comer cinco comidas diarias más pequeñas en lugar de tres comidas grandes diarias (con proteínas en al menos en tres de las cinco comidas). 

Al elegir nutrientes saludables y calorías adicionales, si es necesario, además de incluir leche en polvo, claras de huevo, aceite de oliva y bebidas, batidos de frutas en la  dieta, ayudarán en gran medida.

Estimula el apetito, chupando caramelos duros antes de las comidas, si tu nivel de azúcar lo permite. De acuerdo con Lauri Wright, profesora de nutrición de la Universidad del Norte de Florida, los estimulantes del apetito recetados como el acetato de megestrol (Megace y genérico) mejoran el apetito solo un poco, pero aumentan el riesgo de coágulos de sangre y la retención de líquidos, por ello es necesario pensar en alternativas distintas. 

Evita tener dificultad para masticar: De acuerdo a un estudio publicado en 2013 en el Australian Dental Journal, alrededor del 11 por ciento de las personas mayores de 60 años tienen dificultad para masticar. Esto se debe a menudo a problemas dentales y hasta el 10 por ciento puede experimentar problemas para tragar, que pueden ser causados ​​por un trastorno neurológico como la enfermedad de Parkinson, el daño por un derrame cerebral, el desgaste en el esófago o la pérdida de dientes.

Soluciones inteligentes: Reemplaza alimentos difíciles de masticar con opciones más suaves que tengan nutrientes similares. Proteínas más suaves como pescado, carne molida, de pollo y de pavo, aportarán lo necesario a tu cuerpo.

También puedes incluir alimentos difíciles de masticar, como carnes rojas y vegetales crujientes, en batidos. 

Si has perdido dientes, reemplazarlos con prótesis más estables que puedas pagar, es una alternativa.

Comer saludable y sus desafíos en la tercera edad

Dificultades digestivas

Es un hecho que con la edad, la comida se mueve más lentamente a través del tracto digestivo y más de un cuarto de las mujeres y alrededor del 16 por ciento de los hombres mayores de 65 años reportan estreñimiento crónico. El estreñimiento es incómodo y retrasa las señales de hambre al cerebro.

Soluciones inteligentes: Toma mucha agua, el ejercicio es vital y llénate de fibra, lo que alivia el estreñimiento y aumenta las bacterias «buenas» al tracto gastrointestinal. (Esto puede ayudarte a absorber nutrientes).

Quizá te interese:
¿Cuáles son las enfermedades mortales más comunes en México y cómo prevenirlas?

Las mujeres mayores de 50 años deben aspirar a consumir 21 gramos diarios; hombres, 30 gramos de fibra. 

Manzanas en un batido o al vapor, son magníficas en estos casos. Tomar un par de cucharadas de laxante casero también es recomendable. Una mezcla de partes iguales de jugo de ciruela, salvado o germen de trigo y compota de manzana, es la mejor receta para evitar el estreñimiento. Yogur y verduras fermentadas también ayudan. 

En conclusión, evitar el sedentarismo, será la mejor cura para que los nutrientes lleguen a tu cuerpo de manera adecuada, basada en una alimentación sana y equilibrada.

 

 

 

Por: Azenet Folch