Cuidar nuestra circulación no es cosa de dejarlo a la ligera, la várices podrían traer a nuestro organismo problemas realmente severos, que se traducen en padecimientos agresivos, progresivos e irreversibles.

Nuestra sangre recorre un gran circuito en nuestro cuerpo. De entrada, baja hasta las piernas para oxigenarlas, llegando a lo pies y con la ayuda de los latidos de nuestro corazón y la planta de estos, sube de nuevo hasta la cabeza. Por desgracia, las venas no tienen el mismo soporte ni la resistencia adecuada en todas las personas, es allí cuando se forman las varices.

Quizá te interese:
¿Qué es el herpes y cómo controlarlo?

Por esta razón es que en cuanto ves una ramificación de venas pequeñas de color azulado, debes tomar en cuenta llevar a cabo estos consejos:

El golpeteo del agua le hace bien a tus piernas
  • La hidroterapia, al contrastar la temperatura, favorece la elasticidad de las venas y proporciona sensación de alivio ante molestias que tal vez sientas como picor, ardor y dolor. Dirige el chorro de agua primero hacia los pies y luego sube con suavidad por las pantorrillas, las rodillas y los muslos. Alterna agua fría y caliente, pero acaba siempre con agua fría, para activar la circulación.
Caminar de puntillas pone a trabajar la sangre
  • La presión que hace el músculo al contraerse facilita el retorno venoso. Hazlo durante 2 minutos marcando el paso de forma exagerada y apoya bien la punta del pie que quede atrás. Termina con las piernas y sube y baja un talón apoyándote en los dedos. Luego, cambia de pie. Esto ayudará a que tus impulsen la sangre hacia arriba.
Si el estreñimiento es uno de tus males, ¡cuidado!
  • El forzar tu organismo para evacuar cierra el flujo de algunas venas y forza a la sangre que vuelve al corazón a tomar otras “rutas”. Con ello generas hipertensión intraabdominal, lo que dificulta el retorno venoso de las piernas y favorece la aparición de varices. Para evitarlo, consume fibra, haz deporte y masajea tus piernas.
Te compartimos algunas formas de evitar las molestas várices y lo pesado de las piernas, con estos consejos lograrás un gran alivio.

Comunicae

Usa medias de compresión
  • Su tecnología aprieta más en la zona del tobillo y disminuye la tensión a medida que se acercan a la rodilla. Úsalas tanto en verano como en invierno ya que cuando   hace calor en exceso, es cuando más falta te hacen. Recuerda, el calor dilata las venas y por efecto, duelen.
No cruces las piernas
  • Al comprimir el flujo natural de la sangre las várices aparecen por el efecto de cerrar caminos y forzar a abrir otros del sistema circulatorio.
Prohibido usar tacones altos
  • Pero tampoco te convienen muy bajos. Lo ideal es de 2 o 3 centímetros, para contraer un poco el músculo al andar.
Si no estás en tu peso ideal, necesitas perder un poco
  • Tan sólo imagina que los kilos de más presionan tus venas, antes esa grasa no estaba allí, es como apretar una manguera, esto dificulta el impulso de la sangre hacia arriba. Di no a las grasas saturadas, el azúcar, la bollería, los embutidos, la pastelería y los platos precocinados.
Evitar fumar y beber te quita de riesgos
  • Los tóxicos del tabaco estropean las paredes de venas y arterias y favorecen las varices. El alcohol, reduce la elasticidad de las venas.
Da oportunidad a los medicamentos de origen natural
  • Existen extractos de determinadas plantas y aunque no quitan las varices una vez instauradas, sí combaten los síntomas y frenan su progreso.

Quizá te interese:
 5 consejos de alimentos para prevenir la gripe

¡Listo! tienes algunos consejos que te ayudarán a sobrellevar tu problema de varices.

 

Por: Azenet Folch