La Donación de órganos es una práctica que no todo el mundo está dispuesto a llevar a cabo, cuando se trata de un pariente o persona cercana, de la cual tenga los derechos absolutos y hace algunas horas, una historia que sucedió en la CDMX, nos dio el claro ejemplo de lo que podrías trascender al decidir donar.

Un niño de 5 años murió por una caída. Su familia al ser enterados de que era candidato para donar sus órganos, pusieron manos a la obra y por este noble gesto, cinco personas se beneficiaron, gracias al noble gesto de amor a la vida misma.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó por medio de un comunicado, la situación del menor procedente de Hidalgo, quien llegó hace dos días a la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) Hospital de Traumatología “Dr. Victorio de la Fuente Narváez” en Magdalena de las Salinas, el percance le dejó traumatismo craneoencefálico, por caída. Pese al tratamiento médico, el niño sufrió muerte encefálica. hígado, riñones y las córneas fueron donados.

 

Quizá te interese:
Día Nacional de la Donación y Trasplante de Órganos y Tejidos

Cómo funciona la donación de órganos

Sólo aproximadamente 3 de cada 1.000  donantes fallecidos, pueden convertirse realmente en donantes cuando mueren. Luego de distintas pruebas, atención médica al donante y la autorización de la familia, se procede a realizar un proceso de compatibilidad, es decir, se busca quién es compatible con el donante para recibir los órganos recolectados. Finalmente se lleva a cabo el transplante.

Si tu plan es decidir donar existe un proceso de donación en vida.

Debes saber que algunos órganos como el riñón, parte del hígado o parte del pulmón, podrías donarlos en vida, además de tejidos.

Cada año, el número de donantes en vida es igual al número de donantes fallecidos.

Es una realidad, absolutamente todos podríamos necesitar de otros en algún momento. Es por ello que decidir dar en donación tus órganos, es necesario, para construir una cadena de amor que salva vidas.

No lo olvides, una vida, salva otra vida.

 

 

 

Por: Azenet Folch