Una de las razones más comunes por la que terminan las relaciones de pareja es la infidelidad. Uno de los miedos más profundos de los seres humanos es la traición y, a fin de cuentas, ponerle los cuernos a alguien es exactamente eso. Por esa razón, en la mayoría de los casos el infiel no quiere ser descubierto, por lo que buscará por todos los medios evitar que su otra relación salga a la luz.

Cuernos

losaludable

En su afán por ocultarlo puede que cambien algunos patrones de comportamiento que te pueden alertar de que algo no anda bien. Antes que nada, hay que diferenciar entre un noviazgo y una relación en la que están casados o viven en unión libre.

En el primer caso es común que te comience a cancelar citas de manera repentina y con explicaciones poco convincentes. Por otra parte, puede empezar a recibir llamadas diarias a una misma hora o se pase chateando en whatsapp más tiempo de lo que acostumbraba.

Es bien sabido que cuando estamos en proceso de ligue buscamos que nuestra apariencia sea la mejor para gustarle a la persona y en muchos casos, con el tiempo, esa preocupación se pierde porque se cree tener asegurada a la pareja, si este es tu caso y notas que repentinamente vuelve a ponerle mucho interés a su imagen, es muy probable que se esté viendo con alguien más.

En la intimidad también puede haber señales importantes, por ejemplo, la frecuencia con la que tienen relaciones sexuales puede mermar y en ocasiones incluso podría negarse porque está cansad@ o tuvo un día difícil. También es muy común que se duche al llegar a casa e invente reuniones y viajes de trabajo que antes no tenía.

Si sólo notas una de esas señales puede ser que no pase nada malo, pero si notas que varias de esas conductas se ajustan a su comportamiento es momento de preocuparse.

Por: Gerardo Guillén.