Cuando tenemos antojo de un «no sé qué» probamos de todo para averiguar cuál es nuestro deseo.

De acuerdo con la psicóloga Eva Kemps, de la Universidad de Flinders en Australia, algunos de estos deseos se originan por ciertas emociones, por ejemplo ansiedad, estrés, aburrimiento o soledad, en ese sentido la necesidad de comer surge para sentirse mejor.

 

Quizá te interese: 
¡No hay más excusas, haz ejercicio mientras trabajas!

 

De vez en cuando es bueno «dar al cuerpo lo que pide», aunque no siempre es lo que necesita. Lo mejor es controlar esos antojos, pues son los responsables de que tengas esos «kilitos de más» y que gastes en alimentos que en realidad no necesitas.

evita los antojos, te recomendamos en actualmx

shutterstock

A continuación te sugerimos algunos hábitos para que esta tarea te sea mucho más fácil:

Manipula

En lugar de buscar comida con la mirada, dirígela a otros lugares: la gente que pasa, una revista, el celular o la televisión. La psicóloga Kemps afirmó que la interferencia visual reduce cualquier imaginario sobre la comida que se te antoja.

Comparte

Cuando tengas un antojo sácialo, pero comparte con los demás, así consumirás poco y evitará que te obsesiones con él.

comparte tus antojos con otros, actualmx te da unos consejos

shutterstock

Engaña

Lleva a tu trabajo fruta picada y cuando tengas «ganas de algo», cómetela. El antojo se irá más rápido si le agregas un poco de limón y sal.

Bebe agua

Cuando comienza a deshidratarse tu cuerpo pide comida para compensar la falta de agua. Antes de ir a la máquina de dulces bebe agua y deja que ésta haga su trabajo.

Duerme

Si tu cuerpo no descansa lo suficiente no tendrá energía y sentirá la enorme necesidad de algo dulce, ello para reducir la fatiga. Así que te recomendamos dormir a tus horas y los beneficios se reflejarán en tu alimentación.

dormir bien ayuda a evitar los antojos al día siguiente, más detalles en actualmx

shutterstock

Por: Nadia Juárez.