1

Si estás leyendo mi post, es muy posible que estés interesado en comprar algunas criptomonedas en un corto o mediano plazo. Es por ello que me encantaría instruirte en lo que podrías o no, comprar con criptodivisas como dinero de calle común y corriente.

Cuando te enteras de qué son las criptodivisas, te contagias del fervor que causaron a la fecha en el mundo, pero siempre nos preguntamos sobre el riesgo, debido a que las distintas actividades regulatorias están intercediendo para controlar las preciadas criptomonedas.

Quizá te interese:
Bonpay se convirtió de un monedero Bitcoin a plataforma de pago de criptomonedas

La pregunta obligada lejos de lo anterior es… ¿Puedo comprar algo con ellas? La respuesta es sí. Un ejemplo son las criptos que hicieron alianzas con bancos como es el caso de BBVA. “Primero en Madrid y luego en Barcelona, la iniciativa la Calle Bitcoin promueve que puedas pagar en establecimientos locales con este tipo de monedas. Por ejemplo, en la calle Serrano de Madrid más de 20 establecimientos aceptan el pago mediante Bitcoin. Poco después llegó una calle similar en la zona de Ciutat Vella de Barcelona” Esta respuesta llegó desde los accionistas de uno de los bancos a nivel mundial, que afianza y incentiva al uso de algunas criptomonedas.

El boom de las criptomonedas está más latente que nunca. Aún así, algunas personas siguen sin confiar en estas criptodivisas que encabeza el Bitcoin, por ello, si es tu caso investigar al respecto del tema, te digo cómo, cuándo y dónde podrías usar tus monedas virtuales.

Por supuesto, al hablar de monedas “virtuales” las personas que desconocen del tema, les causa mucho ruido saber que no son “viables” por ser una moneda que no “existe” y en el caso de quienes las perciben de manera positiva, las criptomonedas no son más que una alternativa a invertir en la bolsa, en fondos, capital, bonos o depósitos.

Otro ejemplo claro de ver estos activos como una gran inversión de tu dinero, es que Bitcoin, a pesar de ser una moneda “inexistente” para muchos, multiplicó ya su valor hasta en 50 veces, por lo que el resto del mundo dio un vuelco a tomar en cuenta las criptomonedas como un negocio redituable que de alguna manera se percibirá muy en serio en cuestión de poco tiempo, tales son los casos de Microsoft o Dell quienes aceptan el pago a través de criptomonedas, aunque de manera muy limitada, (por ahora).

Por su parte, Destinia permite comprar vuelos a partir de Bitcoins. Y en nuestro vecino Estados Unidos, comprar una entrada de teatro en UK’s Theatre Direct, es cosa de criptodivisas.

El boom de las criptomonedas está más latente que nunca. Aún así, algunas personas siguen sin confiar en estas criptodivisas que encabeza el Bitcoin, por ello, si es tu caso investigar al respecto del tema, te digo cómo, cuándo y dónde podrías usar tus monedas virtuales.

TICbeat

En cuestión de bienes y servicios, los comercios son quienes deciden aceptar alguna criptomoneda como método de pago.

Si de transacciones tanto online como offline se trata, el comprar un boleto de avión en alguna aerolínea de las que vean con buenos ojos el futuro de la economía virtual, como comprar un café, es cosa de tiempo y en cualquier momento esto rendirá sus frutos, si todo marcha ordenadamente.

Si necesitas una explicación más  contundente, dale un vistazo a Coinmap.org y su mapa de calor, donde encontramos la densidad de comercios que aceptan el Bitcoin como medio de pago, donde las ciudades con más punch en cuanto al uso de las criptodivisas, destacan  Madrid, Barcelona o Bilbao. Por supuesto se están sumando más países y más establecimientos a ello.

EEUU, países nórdicos, bálticos y más, el sector, el tipo de producto (más habitual en comercios online) son los resultados que nos arroja el mapa de calor de Coinmap.org

El boom de las criptomonedas está más latente que nunca. Aún así, algunas personas siguen sin confiar en estas criptodivisas que encabeza el Bitcoin, por ello, si es tu caso investigar al respecto del tema, te digo cómo, cuándo y dónde podrías usar tus monedas virtuales.

Cuáles son las ventajas

Claro está que son las compras instantáneas, ¿La razón? Lo digital es instantáneo y además global, por lo que no hay impacto en el tipo de cambio. Si tienes Bitcoins, vas a Bali y si quieres comprar en un comercio que acepte Bitcoins allí, tu ‘dinero’ no pierde poder adquisitivo.

Aunado a esto las criptodivisas no pierden el valor en su transferencia de un país a otro, por lo que si envías dinero de Canadá a Argentina. valdrá exactamente lo mismo, además de ser casi instantáneo.

Para terminar, el nivel de adopción que veremos a largo plazo, es lo que determinará el futuro de las divisas, por lo que sería muy pronto para hablar de su porvenir, sumado a la digitalización para agilizar con esto los métodos de pago y de la tolerancia de algunos actores del sector.

CNN

“En caso de poseer un comercio, ¿Qué beneficios obtengo al aceptar este tipo de pagos con criptodivisas?” Tan fácil de explicar y de que aceptes los pagos es no pagar los “acquiring fees” por digitales, tal como sucede con tarjetas de débito y crédito. Estos cobros de los que te hablo que le imponen a un comercio regular que acepta dinero corriente y pagos con tarjeta, se pagan a intermediarios de TPVs y emisores de tarjetas como MasterCard y Visa, lo cual las criptomonedas llegaron a romper con el esquema y desintermediar la operativa, por lo que no existen estos costes ya que las transacciones se realizan directamente Peer-to-peer.

Quizá te interese:
 Nasdaq quiere lanzar su propia casa de cambio de criptomonedas

Con el fin de incentivar el uso de pago con criptomonedas sin esperar a que los comercios se adapten, las compañías interesadas crearon tarjetas (TenX o Wirex son ejemplos) y wallets para tener allí criptomonedas que al momento de la compra, se convertirán automáticamente al cambio de la divisa fiduciaria, así que podrás comprar cualquier cosa como con una tarjeta de débito normal.

Espero que esta explicación te sirviera de algo y en caso de tener alguna duda hazmelo saber y responderé a ella.

 

Por: @AzenetFolch

1