El verano no sólo se trata de vacacionar y lucir tus mejores outfits de temporada, debes también tener algunos cuidados y tomar precauciones para que disfrutes al máximo de la temporada. Entre los temas más importantes que debes considerar, está el cuidado de la piel, ya que el calor deshidrata la epidermis y la sudoración aumenta la humedad, por lo que te encontrarás más propensa a infecciones de lo normal. Si no sabes qué medidas tomar, aquí te damos algunos consejos.

Primero, mantén tu piel limpia e hidratada. Para ello es necesario que utilices cremas y desodorantes suaves, que no irriten ni sean muy perfumados y no alteren el manto ácido de tu piel, pero que sí ayuden a eliminar la grasa y suciedad acumuladas durante el día.

Procura también usar ropa de materiales ligeros, que no te raspen ni froten fuertemente, tampoco que provoquen humedad y sudoración excesiva, telas como el vinil. Si sales de vacaciones no compartas la toalla con otras personas y procura secar bien cada parte de tu cuerpo, para evitar que se desarrolle una micosis.

Si eres de las personas a las que el calor hace que le broten granitos, no te los toques. Para evitarlo es recomendable que lavarte la cara con jabón neutro dos veces al día. Asimismo, si te haces alguna herida, límpiala de inmediato.

Si te expones al sol, procura que sea lo mínimo y que haya protector solar de por medio. Debes aplicarlo media hora antes de salir a la calle. Usa también gafas y sombrero. Además, es importante que consumas alimentos que contengan vitaminas antioxidantes A, C y E, e hidratarte constantemente. Pero, sobre todo, que vigiles tu piel y acudir al dermatólogo en caso de detectar alguna anomalía.

 

Por: Mariana G. Pineda