Ejercitarte es muy sano para mantenerte en forma, desestresarte, purificar y desintoxicar tu cuerpo mediante el sudor, aunque este líquido que segregamos provoca imperfecciones en el rostro, además en el cuerpo comienza un proceso de cambio que resienten los músculos y la piel.

Para las mujeres se recomienda no usar maquillaje cuando se dispongan a hacer ejercicio, pues obstruye los poros; esta acumulación de sudor y grasa hace que surjan espinillas y barritos.

Quizá te interese:
¡No hay más excusas, haz ejercicio mientras trabajas!

Limpia el sudor de tu rostro con toallitas húmedas o toallas de microfibra. Éstas puedes lavarlas después de usarlas para que no se acumule la suciedad en ellas.

Al terminar tu rutina, toma una ducha,
así evitarás que se cierren tus poros
contaminados por las toxinas eliminadas durante el ejercicio.

La deshidratación facial por ejercicio es otro de los problemas más recurrentes y molestos, causa comezón, enrojecimiento y la piel desarrolla una textura áspera.

Para protegerte, lava tu cara con agua tibia (el agua caliente reseca más la piel) y aplica crema humectante que permita respirar a los poros.

cuida cuerpo

shutterstock

La fricción por el movimiento intenso puede irritar la piel, en especial en el área de las axilas y entre piernas.

Para evitar esta incomodidad, usa ropa deportiva hecha de materiales como lycra y gore-tex, que además de darte libertad de movimiento, mantienen el cuerpo fresco y seco.

Quizá te interese:
 Consejos para acostumbrarte a hacer ejercicio si eres novato

Después de realizar ejercicio es común terminar con dolor muscular, incluso con moretones. Aunque éstos desaparecen con el tiempo, es posible eliminarlos más rápido si colocas hielo en la zona afectada y masajes con pomadas hechas a base de árnica para reducir la inflamación y el dolor.

Y recuerda siempre limpiar los aparatos del gym antes de usarlos, de esta manera evitarás infecciones causadas por el sudor almacenado en ellos.

Por: Nadia Juárez.