Hoy día, las 7 líneas actuales que componen el Metrobús, cuentan con WiFi en sus unidades, sin embargo y aunque suene tentadora la oferta de usar este servicio, debemos tener sumo cuidado, ya que nuestros datos personales podrían verse involucrados de algún modo.

Una de las cosas que podríamos optar en tomar en cuenta, es que el servicio de red inalámbrica es únicamente Wi-Fi, y no red 4G LTE, a diferencia del Sistema de Transporte Colectivo, Metro. Aunado a esto, el servicio no lo ofrece AT&T, la compañía encargada es Direct Bus. Esta es una compañía enfocada en la publicidad móvil y exterior, de tal manera que es especialista sólo en ofrecer anuncios en los camiones y otros sistemas de transporte público y Telcel es la empresa de telecomunicaciones que montó lo necesario para ofrecer el servicio de Internet.

Lo que sucede con este Wi-Fi gratuito dentro de los camiones del Metrobús, es que los usuarios estarán expuestos a constante publicidad. Este es el modelo de negocio en todas las unidades de las 7 Líneas del Metrobús. Te proporcionan internet, te bombardean con anuncios para que consumas productos, así de sencillo.

Quizá te interese:
Metrobús: ¡Wi-Fi para todos yo pago! Primero en el Metro y ahora en Metrobús

Por supuesto, las redes de Wi-Fi públicas siempre son vulneradas para obtener información sensible de los usuarios. Claro está que en nuestro país, es una situación grave es el descuido de los usuarios al accesar a dichas redes, que a cambio de tener acceso a internet, arriesgan su información privada.

Es un hecho, que la empresa proveedora del servicio, a lo largo de este tiempo de compartir noticias que involucran el uso del WiFi en el Metrobús, no habló en ningún momento de la seguridad de su red Wi-Fi, por lo que no es una situación de confianza. Así que hablamos de arriesgar nuestra información confidencial al límite.

Lo que sí es una realidad, es que tenemos la capacidad de negarnos a usar esta y cualquier otra red de datos WiFi gratuita para proteger nuestra preciada información y eso, ya depende de ti.

Por: Lilia Cardona.