La frase «un segundo ante tu belleza es mejor que una eternidad en el paraíso», no es comparable con la de «en esa cajuela sí echo todo mi equipaje», a pesar que los dos sean considerados piropos.

La palabra piropo significa piedra con color de fuego o rubí, antiguamente era utilizada como metáfora para decir palabras bonitas a las mujeres y de esta manera cortejarlas; los hombres que no tenían dinero optaban por conquistar con frases bellas e ingeniosas.

Diario Correo

Diario Correo

Actualmente se han transformado en palabras lascivas que invaden el espacio personal e íntimo de las mujeres. Pasó de ser sinónimo de halago al de acoso.  

El interés por resaltar la belleza femenina se convirtió en una insinuación sexual; se cosifica, intimida e incomoda a las mujeres, de manera “justificada” diciendo que sólo es un piropo y además quien lo recibe debería estar agradecida. Creer que una agresión verbal debe ser aceptada,  es no poder acabar con el problema.

Existen denuncias por este tipo de conductas, pero no llaman la atención de las autoridades debido a que no existe un daño visible.

Los piropos no estarían estigmatizados si sus significados no hubieran sido modificados. En 2010 Argentina estuvo a punto de inaugurar el día del piropo, por ser considerada “una de las manifestaciones materiales, artísticas y espirituales transmitidas y creadas por el pueblo” (con información de la BBC), quizá esta definición perdió su vigencia en el siglo pasado.

Existen grupos que luchan por erradicar el uso de los piropos y cualquier tipo de agresión verbal o física contra las mujeres. En México hay un grupo de mujeres llamadas “Las Morras” que está luchando para terminar con el acoso callejero, a través de videos donde encaran a sus agresores.

Hollaback es un movimiento feminista internacional  dedicado a cambiar cómo pensamos sobre el espacio público, reclamando el derecho de las mujeres para caminar en la calle sin acoso.

Es cierto que a las mujeres nos agrada escuchar halagos y frases que hagan alusión a nuestra belleza, más no ser acosadas con frases vulgares que hagan alucinación a un acto sexual.

 

Por: Nadia Juárez.