Este 8 de marzo se festeja en todo el mundo, el Día Internacional de la Mujer. Muchas de nosotras nos lo tomamos muy en serio y hay quienes no. El hecho es que las que estamos al tanto del tema y nos compete, sentimos un gran orgullo por haber nacido con un género que todo lo bueno lo tiene… Somos personas y además, mujeres.

Quizá te interese:
Barbie de Frida Kahlo | Mattel celebra el Día Internacional de la Mujer

En el largo camino recorrido de pertenecer a un género que hace al mundo girar, nos encamina a preguntas que se me vienen a la mente cada día al mirar las injusticias que cometemos a nosotras mismas… Y… ¿Si cambiamos los papeles? ¡Sí!, parece descabellado y confuso pero, ¿Qué pensarías si una mujer le cede su lugar a un hombre que trabajó las mismas horas de jornada que tú? o tal vez, si ¿Una mujer le ayudara a cambiar la llanta del auto ponchada a otra mujer?. ¿Saben qué sentiríamos? Un gran orgullo.

Cuántas veces hemos viajado en metro y nos han golpeado, aventado, no cedido el asiento, nos ganaron el sitio al colocar una bolsa desde el otro lado del pasamanos para no permitirnos tomar el lugar, se metieron en la fila y !frente de nosotras! O igual acudimos a algún sitio y fuimos víctimas de discriminación, acoso, nos llamaron putas por la forma de vestirnos, nos levantaron falsos, dieron por hecho cosas que no somos, nos agredieron físicamente e increíblemente… sí, todo esto lo sufrimos a manos de mujeres.

El 8 de marzo se festeja el Día Internacional de la Mujer, este 2018 podríamos festejarlo de forma distinta.

El tejido social se ha desgastado al grado de que entre nosotras mismas podemos llegar a lastimarnos. No se trata de buscar culpables, porque probablemente nadie estemos a salvo de haber agredido en mayor o menor medida a nuestras hermanas féminas y repito, nadie.

Por lo que nuevamente les pregunto… ¿Por qué no cambiamos los papeles?

Lo que propongo es, recordar cada mañana al enfrentarnos al mundo, con todas nuestras fortalezas, que las demás también se han sentido como tú y como yo; pequeñas, desdichadas, cansadas, dolidas, abusadas, pero con la diferencia que ahora te tienen a ti y a mí, a todas las que lean este texto y pensarán en lo frustrante que puede llegar a ser que alguien que se supone que pasa por lo mismo podría hacer la diferencia, ¿Sabes por qué? Porque todo comienza con el ejemplo.

Quizá te interese:
Campaña “El poder de las palabras”: Una apuesta a la diversidad de El Palacio de Hierro

Feliz día de la mujer. Feliz día de ser una persona. Feliz día de ser quien mueve al mundo con inclusión y honestidad. Feliz día de ser feliz. Feliz día de ser mujer.

 

Por: Azenet Folch.

Fotografía de portada: www.girbaud.com 

Video: La Última Cena by superM