En 2014,  la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró al 21 de junio como el Día Internacional del Yoga, después que el primer ministro de la India, Narendra Modi, lo propusiera ante la Asamblea General, en septiembre del mismo año.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, definió a esta práctica como “un deporte que puede fomentar el desarrollo y la paz. También puede aliviar a todos aquellos que se encuentren en situaciones de emergencia”.

El Yoga es una tradición milenaria, que se originó en India y consiste en ejercicios físicos, mentales y espirituales. La palabra proviene del sánscrito y significa “unidad entre el cuerpo y la mente”. Existen muchas interpretaciones de la disciplina, pero las principales son: Raja Yoga, Jñana Yoga y Karma Yoga.

En su mensaje en 2014, Modi explicó a las naciones miembros del organismo, que esta disciplina puede ayudar a la gente a “descubrir el sentido de identidad de uno mismo, el mundo y la naturaleza”.

En su mensaje con motivo de la edición 2016 de esta festividad, Ban Ki-moon dijo que este año el tema principal a tratar, será cómo ayuda a la salud el practicar alguna de las formas de yoga. Destacó en su escrito, la asociación de las principales enfermedades mortales de nuestra época (cáncer, diabetes y afecciones cardiovasculares) con la inactividad física.

Afirmó que practicar yoga ayuda a respirar correctamente y a disminuir el estrés, lo que implica una mejora en los hábitos de salud de quien la lleva a cabo. A esto agregó, que también sirve como acercamiento del individuo con su entorno, tanto natural como con las personas con las que convive. y que puede aumentar la conciencia sobre cómo explotamos los recursos naturales del planeta.

13445743_1049261821818722_8422838150550054312_n

Por: Gerardo Guillén.