Desde hace un año, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) busca terminar con la discriminación a las personas con albinismo a través de la celebración del Día Internacional de Sensibilización sobre el Albinismo (13 de junio). El secretario general de la organización, Ban Ki-moon, emitió un mensaje en el que invita a los países miembros a detener la discriminación que sufren las personas con esta condición médica.

El albinismo es una enfermedad que se caracteriza por la carencia de melanina en la piel, sustancia que se encarga de la coloración de la piel, los ojos y el cabello. Se presenta únicamente si los dos padres tienen el gen que la provoca, independientemente si ellos la padecen o no, y no distingue entre sexo, raza o zona geográfica.

Las personas con albinismo tienen alta sensibilidad a la luz intensa, particularmente, al sol. Usualmente tienen problemas de vista y son muy propensos a desarrollar cáncer de piel. Lamentablemente, no existe una cura para este padecimiento.

Pese a los problemas de salud que puede acarrear el albinismo, el mayor obstáculo al que se enfrentan quienes la padecen, es la discriminación y las supersticiones. Si bien la marginación se generaliza en todo el mundo, la mayoría de las agresiones físicas se dan en el continente africano: la principal razón es que algunas religiones de la zona consideran a los albinos como fantasmas, y que las partes de su cuerpo son ingredientes mágicos en la elaboración de pociones y amuletos.

De acuerdo con cifras de la propia ONU, el cuerpo de un albino vale alrededor de 60 mil euros (un millón 275 mil 760 pesos mexicanos) en el mercado negro, por lo que hay grupos criminales que se dedican a cazarlos y venderlos a los hechiceros. Por esto es que una de sus principales peticiones es que se garantice la seguridad e integración a la comunidad en esos países.

Por: Gerardo Guillén.