Nuestros dientes son la mejor manera de mostrar nuestra salud, quizá no lo sabías, pero es el reflejo de lo que comemos y lo sanos que estamos. Por ello es que necesitamos cuidarlos de manera adecuada y hay algunas malas costumbres que nos inculcaron que con el avance de la ciencia, los especialistas se enteraron que lejos de cuidarnos, nos arruinan tal, cual, la sonrisa de la boca.

Quizá te interese: 
5 Bebidas para limpiar tu organismo

La Asociación Dental Americana, dio a conocer la lista de los peores hábitos que algunas de las personas tenemos al intentar “cuidar” nuestros dientes.

Cepillarse con fuerza

Al tallarnos con mucha fuerza, es probable que el esmalte y las encías se arruinen, así que no olvides 2 veces mínimo al día y de manera suave, es la forma correcta.

Masticar hielo

Aunque sé que aprecias que en temporada de calor se te de un vaso con algo de líquido y mucho hielo para mitigarlo, es un error masticarlo debido a su dureza. Los especialistas afirman que es como si chocáramos dos cristales hasta romper uno de ellos y no siempre se trata del hielo.

Usar la dentadura como tijeras

Tal vez no lo sepas pero hasta la mandíbula se podría romper en caso de que sostengas cosas con los dientes o intentes romper o abrir algo a modo de tijeras.

Morder las uñas con ellos

Cuando mordemos nuestras uñas, la presión sobre los dientes es constante, lo que podría provocar una ruptura de piezas o bien colocar en una mala postura la mandíbula, hasta provocar un daño severo.

Piercings

Estos adorables adornos son una muy mala idea para tenerlos en la boca, ya que incrementa la probabilidad de padecer heridas en la boca y rupturas dentales.

Consumir pastillas para la tos

Estos deliciosos caramelos contienen altas cantidades de azúcar, lo que provocará caries en caso de que no los consumas con moderación.

Beber refrescos

El ácido cítrico y fosfórico, en definitiva acabará con el esmalte de tus dientes en un abrir y cerrar de ojos. Ni hablar del azúcar que provoca las caries.

Fumar

Basta con decir que te podría generar cáncer oral, sin pasar por las manchas en los dientes y el daño a las encías.

¡Ahora ya lo sabes, a cuidadar esa hermosa sonrisa.

 

Por: Azenet Folch