Quizá las series originales de Netflix son cada vez mejores y más interesantes, pero ¿has notado que poco a poco es más difícil encontrar películas y contenidos de otros estudios? Pues prepárate, porque en el futuro cercano Disney retirará la mayoría de sus producciones de esta plataforma.

Así es, la compañía anunció que dentro de poco quitará todas sus películas del servicio de streaming más popular, pues ellos ofrecerán su propio servicio.

Debido a que el aviso hizo hincapié en la palabra “películas”, se desconoce si aplicará lo mismo para las series de animación o live action que también habitan en Netflix.

Lo bueno es que todavía nos queda algo de tiempo para disfrutar de los clásicos de Disney en el servicio que ya tenemos; por contrato, dichos contenidos permanecerán ahí hasta finales de 2019. Es más, todavía veremos en la plataforma algunas de las nuevas películas que lleguen a los cines durante 2018.

Quizá te interese: Compartir tu contraseña de Netflix… ¿delito federal?

 

Bob Iger, actual director ejecutivo de Disney, aprovechó para comentar que las tecnologías modernas de streaming son la oportunidad perfecta para que las casas productoras (al menos las que tienen dinero) tengan un mayor y mejor control sobre sus propiedades intelectuales.

De ahí que Disney tomara esta decisión y se disponga a lanzar en el futuro dos nuevos servicios de streaming; ESPN para los deportes (pues las suscripciones tradicionales de cable van a la baja); y otro de entretenimiento para las películas clásicas de Disney, así como de Pixar y otros subsidiarios.

Aún no es claro qué pasará con otros contenidos, principalmente aquellos vinculados con Star Wars y Marvel. Es obvio que Netflix tiene un trato importante con Marvel debido a la existencia de series originales. Por contenidos como Jessica Jones o Daredevil, quizá se llegue a un acuerdo mutuo.

Lo más interesante del asunto es que después del anuncio, las acciones de Disney cayeron hasta en un 5 %. Esto dice mucho sobre el poder de Netflix sobre el mercado moderno.

Por: Daniel Pérez.