1

Si eres de los que duermen cerca del celular o te llevas contigo tu tablet, para ver la Tv en las noches, podrías estar en riesgo de padecer algún daño severo por la radiación que emiten estos gadgets y aquí te decimos quiénes son los más vulnerables y cómo evitarlo.

Desde el 2008, algunas organizaciones e instituciones de salud trataron de mantener activo el debate acerca de los riesgos que representan el uso constante de los smartphones y dispositivos celulares, categoría en la que entran las tabletas y hasta las laptops.

Quizá te interese:
Kim Kardashian y su espectacular cabello rosa

Es un hecho que el debate debería estar mejor posicionado en el saber de los usuarios, pero recordemos que incluso los manuales que vienen con dichos dispositivos móviles, se reservan el afirmar que sus productos dañan la salud de quienes los usan. Incluso bien deberían de hablar de los riesgos de “adicción” a los dispositivos y poner como foco principal, la radiación constante que emiten. Sin embargo, es un hecho que no sólo la radiación que envía el dispositivo, es el problema, sino las redes inalámbricas de las que tanto dependemos hoy en día.

Especialmente en los niños, el dormir cerca de los dispositivos móviles como tablets o el celular, podría causar daños a la salud debido a la emisión de radiación constante.

Fmdos

El Departamento de Salud de California (CDPH por sus siglas en inglés), intentó con bases científicas provenientes de su arduo trabajo, advertir acerca de este tipo de radiación. Afirmaron con ello que la exposición prolongada a este tipo de señales puede ser altamente peligrosa, especialmente en la fisiología de los niños o personas en desarrollo que los utilizan.

La situación real en muchos países, es que el uso de un celular en los niños, se convirtió en una causal de estatus, “No poseo un auto, pero tengo el smartphone de última generación”. Este tipo de situaciones, aunado a la baja vigilancia por parte de los padres, vino desencadenando una serie de problemas como la adicción a los dispositivos, “Prefiero que estés en Redes Sociales, a tenerte en la calle y no saber de ti”. La pregunta es… ¿En quién está la solución?

¿Cómo funciona la radiación del celular?

Al hacer o recibir una llamada o conectarse a internet, el celular envía y recibe señales inalámbricas en toda dirección buscando un punto de acceso a la red (con ondas ondas hertzianas). Cuando digo de manera constante, espero que comprendan que es todo el tiempo. Con ello quiero decir que sucede cuando lo traemos en el bolso, el bolsillo del pantalón, en un costado del sillón, en la mesa del comedor, en la cama, incluso, debajo de nuestra almohada.

Especialmente en los niños, el dormir cerca de los dispositivos móviles como tablets o el celular, podría causar daños a la salud debido a la emisión de radiación constante.

Abriendo Brecha

Los daños que podrían producir los dispositivos a nuestros cuerpos varían desde pequeñas molestias hasta grandes riesgos de salud, como:

  • Riesgo elevado del desarrollo de cáncer (especialmente, cerebral)
  • Creación de tumores en nervio acústico y en glándulas salivales
  • Efectividad reducida de los espermatozoides / esterilidad
  • Dolores de cabeza / migraña constante
  • Problemas de sueño
  • Fatiga constante
  • Reducción en capacidades cognitivas (aprendizaje y comprensión reducida, pérdida de memoria, atención o audición)

Es un hecho que los gadgets se volvieron parte de nuestra vida, incluso la rigidez y la presión social del… “¿Por qué no respondes el teléfono en el instante que te llamo?” nos orillaron a cargar con ellos todo el tiempo, por ende a incrementar los riesgos que ello conlleva.

Quizá te interese:
Al dormir ¿perdemos tiempo o ganamos vida?

Lo que nos resta, es tratar de mantener una distancia razonable a nuestro cuerpo los dispositivos.

Especialmente en los niños, el dormir cerca de los dispositivos móviles como tablets o el celular, podría causar daños a la salud debido a la emisión de radiación constante.

Apaga los datos de vez en cuando y en cuanto lo hagas, mantén el celular a una buena distancia de tu cuerpo. Quitarse los “manos libres” cuando no estés realizando una llamada, también ayuda. Así mismo recuerda que el uso de los audífonos inalámbricos, en exceso incrementa el riesgo. Sé que tal vez dirás… “De algo me he de morir” pero seamos sinceros, dudo mucho que si no soportamos un fuerte dolor de cabeza, seamos tan audaces como para hacer frente con valentía a una Quimioterápia.

Nos leemos en el futuro.

 

Por: @AzenetFolch

1