Tras los sismos del 7 y 19 de septiembre,tan sólo en la capital del país, se reportaron alrededor de 40 edificios colapsados. Y miles de vidas cambiaron tan sólo en unos segundos.

De las colonias más afectadas por los movimientos telúricos, son también de las más populares entre los millennial, como Roma-Condesa, Narvarte, Centro y Del Valle Norte. Éstas son habitadas por jóvenes entre 25 y 35 años, y que hoy tienen que mudarse, pues sus edificios y la zona en general está en riesgo.

Quizá te interese: Recuento: Edificios afectados, eventos y reembolsos tras el sismo.

Una vez que Protección Civil y un Director Responsable de Obra (DRO) dictaminó la situación del inmueble, ocurren los siguientes casos. Cabe recordar que sólo se puede acceder a los edificios si Protección Civil dio la autorización, además de ser cautelosos y conscientes del riesgo que esto implica.

 

-Si el edificio tiene daños irreparables y es inhabitable, el arrendador debe notificar al inquilino para desalojar el departamento, con la autorización de Protección Civil, en esta situación el contrato se termina en automático sin penalización de ambas partes.

-En caso de que sea habitable y los daños puedan ser reparados, el alquilador es el responsable de realizar los trabajos necesarios, si éste no lo hace, el ocupante puede concluir el contrato. Mientras se repara el edificio y no se puede habitar, las rentas de ese tiempo no son cobradas, y si la restauración dura más de dos meses también se termina el acuerdo sin responsabilidades.

Tanto como propietarios, arrendadores o inquilinos se puede asegurar la vivienda para infortunios como estos; si no se cuenta con esto, instituciones como FONDEN y SEDESOL tienen subsidios para casos de emergencia como el actual.