Hace un par de años que el Teatro Fru Fru cerró sus puertas. El último espectáculo que ahí se presentó fue el show de terror en tercera dimensión de las Víctimas del Doctor Cerebro; algo poco usual pues no se acostumbraba agendar este tipo de espectáculos. Sin embargo, poco después de este evento, el teatro decidió entrar en fase de hibernación.

Hoy vamos a recordarlo un poquito, porque este recinto vio tiempos mejores y su época dorada fue hace bastantes décadas atrás.

Fru Fru

Vice

El origen de este lugar se remonta a 1900, cuando de ese lugar se derrumbó El Gran Teatro Nacional para dar paso al Teatro Renacimiento, que por supuesto que el nombre ni es coincidencia ni un mero capricho. Era el verdadero inicio de algo nuevo, como si fuese el anuncio de la llegada de mejores tiempos para el país.

Sin embargo, solamente siete años duró esta romántica idea porque el teatro fue adquirido por Francisco Cardona, para después rebautizarlo con el nombre de su esposa: Virginia Fábregas. Claro que entonces el nombre era reconocido puesto que Virginia ostentaba el título de ser una de las mejores actrices de teatro; lo que no se ha desmentido y hoy todavía se hace referencia a su persona cuando se habla de los baluartes del teatro.

Lamentablemente, luego de su muerte en 1950 vino un declive del recinto que llevaba su nombre; tanto así que éste iba a ser demolido pero la actriz Irma Serrano llegó en su rescate. Entre las decisiones que tomó, estuvo la de cambiarle el nombre una vez más, así es como llega a nosotros el Teatro Fru Fru.

Así que se inauguró con la puesta en escena de Naná que duró en cartelera un par de años, y que levantó críticas por el contenido erótico que poseía el texto. Desde entonces ya padecía problemas, se cerraba algún tiempo y regresaba de forma espectacular.

Todo eso ha pasado hasta el día de hoy, que se mantiene como a la espera de dar tercera llamada una vez más.

Por: Aldo Mejía.