Y con ustedes ¡Lady Morralla! ¡Porque a nadie le gusta que le paguen con «moneditas»!