En América Latina existe la Tripanosomiasis americana, conocida también como enfermedad de Chagas y que puede provocar la muerte, debido a que su diagnóstico es muy difícil en etapas tempranas. El parásito que la provoca, Trypanosoma cruzi, tiene parientes cercanos en África, que provocan la Tripanosomiasis africana o enfermedad del sueño.

La mayoría de los casos de este padecimiento son provocados por el protista Trypanosoma brucei gambiense (más del 90 %) y el resto por Trypanosoma brucei rhodesiense. Estos parásitos se transmiten a través de un insecto vector, que en este caso son algunas especies de mosca tse-tse.

Quizá te interese:
Las mascotas: Un beneficio de salud durante la infancia

A pesar de que se le cataloga como la misma enfermedad, las diferencias entre ser infectado por un parásito o el otro son notables.

En el caso del T. b. gambiense produce una infección crónica, por lo que la hace muy parecida a la enfermedad de Chagas y comparte la característica que pueden pasar meses e incluso años antes de que se presenten síntomas importantes y cuando estos se lo hacen y se diagnostica, la enfermedad suele estar en una etapa muy avanzada.

Por otra parte, el T. b. rhodesiense provoca una infección aguda, por lo que los síntomas se presentan después de unas semanas de infectarse, pero su evolución es muy rápida.

Esta forma es exclusiva de países de África Oriental, mientras que la primera está presente en África Occidental y Central. No obstante, el número de casos de la forma aguda representa sólo el 3 % del total.

Los primeros síntomas que aparecen son cefaleas (dolor de cabeza intenso, prolongado y con pesadez), dolores articulares y comezón intensa en un área específica o en todo el cuerpo (prurito). Esto provocado por la reproducción del parásito en tejidos subcutáneos, la sangre y la linfa.

La segunda etapa de la enfermedad sucede cuando se infecta el sistema nervioso central, generalmente es cuando se diagnostica la enfermedad, ya que presentan sintomatología más específica como confusión, cambios de comportamiento, trastornos sensoriales, falta de coordinación y los trastornos de sueño, por los que se le suele identificar.

Quizá te interese:
Besar trae importantes beneficios a la salud

La enfermedad es mortal y se recomienda tratarla antes de la etapa neurológica. Para lograrlo se implementa un cribado sistemático de la población en riesgo y se recomienda hacerlo a los viajeros a su regreso de África, ya que es una de las formas de detección más eficientes que hay.

El tratamiento en la fase avanzada es muy complicado y peligroso.

Por: Gerardo Guillén.