La idea de la tecnología es ayudar a la humanidad a realizar cualquier tipo de tarea con mayor facilidad. Pero nos volvimos tan dependientes que sin ella nos sentimos inútiles y en lugar de beneficiarnos nos perjudica, incluso al grado de producir enfermedades.

Si no ponemos un límite en el uso de los adelantos tecnológicos, nuestra vida y cuerpo se verán afectados. ¿No lo crees? Mira de qué manera afecta el uso excesivo de algunas de estas herramientas.

Quizá te interese:
¿Qué es el FOMO? La enfermedad típica de las redes sociales

Abuso del GPS

Gracias a él andamos por cualquier parte del mundo como si la conociéramos igual que a la palma de nuestra mano. Desde que apareció difícilmente alguien se pierde en el camino; la verdad es una maravilla.

El problema es que el uso excesivo del GPS afecta severamente nuestra memoria; antes, de su aparición, ponías atención por dónde caminabas para no perderte y aprendías las rutas. Ahora no lo creemos necesario ya que basta con ver la aplicación para ubicarnos.

Adicción a las redes sociales

Las redes sociales son una buena herramienta para mantenerse informado. También, para muchas personas, funciona como una plataforma para presumir sus “vidas perfectas”, llenas de viajes, amigos y fiestas; esto afecta a quienes no tienen una vida similar, lo que lleva al menosprecio y a la depresión.

También tú podrías hacer todo lo que esas personas, sólo deja de ver sus vidas en Facebook y enfócate en la tuya.

El abuso de la tecnología nos afecta física y emocionalmente; no permitamos que la tecnología nos esclavice y, menos aún, que provoque enfermedades.

Shutterstock

No despegarse de la computadora o laptop

Pasar mucho tiempo frente a la computadora genera el síndrome del túnel carpiano, que provoca entumecimiento, hormigueo, debilidad o daño muscular en la mano y dedos.

También provoca obesidad, debido al sedentarismo. De igual forma trae consigo problemas de espalda, por las malas posturas al sentarnos ante tu laptop o un dispositivo de escritorio.

Uso excesivo del celular

Si no te despegas de tu celular ni a la hora de dormir seguro padeces insomnio y esa es la menor de las enfermedades; además del daño a la vista, la iluminación de la pantalla provoca una gran activación cerebral. Difícilmente conciliarás el sueño.

Además, el uso a todas horas provoca una gran dependencia que terminará en nomofobia (miedo a salir de casa sin tu preciado smartphone).

 

 

 

Por: Nadia Juárez.