Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte a nivel mundial. De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) representan aproximadamente el 30 por ciento de todos los decesos. Se caracterizan por afectar al corazón o a los vasos sanguíneos y existen una gran variedad de ellas.

cardiovasculares

imujer

Las dos más comunes son la cardiopatía coronaria o arteriopatía coronaria y el accidente cerebrovascular. La primera de ellas se caracteriza por la creación de una placa que surge en las arterias que rodean el corazón y provoca su estrechamiento. Esto ocasiona que la sangre y el oxígeno no fluyan de manera adecuada y puede generar insuficiencia cardíaca, arritmias o incluso un infarto al miocardio.

Los accidentes cerebrovasculares se dan cuando falla la irrigación de sangre al cerebro, puede ser generado por un coágulo de sangre que viaje a los vasos sanguíneos del encéfalo, por placa o por una hemorragia. Pueden provocar la muerte o daño cerebral severo, aunque en más de la mitad de los casos los pacientes se recuperan con el tiempo y pueden valerse por sí mismos.

La insuficiencia cardíaca se caracteriza porque el corazón no bombea sangre oxigenada al resto del cuerpo de manera adecuada. Las arritmias, por su parte, se dan cuando el sistema eléctrico del corazón no funciona de forma adecuada, esto provoca que el miocardio palpite muy lento, muy rápido o de forma irregular.

La placa que fue mencionada anteriormente también es responsable de provocar la arteriopatía periférica, en ella ocurre lo mismo que en la coronaria, pero las arterias que se obstruyen son las de las piernas y los pies.

Las válvulas cardiacas se encargan de que la sangre fluya en la dirección correcta y en ocasiones puede fallar alguna de ellas, provocando lo que se conoce como soplo. Una lesión en estas válvulas puede provocar un mal conocido como cardiopatía reumática, en conjunto con una del corazón. Estas lesiones son consecuencia de la fiebre reumática. Otra clase de cardiopatías son las que se dan a partir de malformaciones del corazón presentes desde el nacimiento.

Finalmente, existen las trombosis venosas profundas, las cuales constan de coágulos de sangre que se forman en piernas, brazos o pelvis y pueden transportarse a los pulmones o el corazón, son peligrosas porque son culpables de gran parte de las embolias pulmonares.

Por: Gerardo Guillén.