El protocolo de Bitcoin surgió en un momento clave de la historia del sector financiero, tras la crisis global hipotecaria (2008). En ese año, se da a conocer el White Paper de Bitcoin (documento que lo explica: mejorar la definición), en donde establece fundamentalmente que es un medio de pago electrónico entre particulares y basado en un sistema descentralizado y cuyas transacciones son confirmadas a través de un protocolo denominado Prueba de Trabajo (PoW).

En ese instante, Bitcoin era casi inédito y un moderno concepto de dinero que, hasta ese momento, no se había materializado, independientemente de algunos esfuerzos que ya habían dado vida a una ideología distinta sobre la propiedad del dinero.

Bitcoin surgió como una solución de un sistema de pago entre particulares. El uso de Bitcoin se ha utilizado para poder transferir valor (dinero) entre particulares tan simple como enviar un correo electrónico mediante un proceso de confirmación de transacciones que llevan a cabo los mineros con un poder de cómputo.

Quizá te interese:
La UNICEF en Francia comenzó a recibir donaciones en criptomonedas

El fundamento ideológico del Bitcoin es la descentralización del dinero, misma que está en manos de los Bancos Centrales, a través de la emisión de la masa monetaria, de acuerdo con sus propias políticas monetarias.

Las criptomonedas vinieron a replantear rápidamente el concepto del dinero y su emisión, así como el valor de este, pues uno de los argumentos que financieramente le da una fortaleza, es la cantidad limitada (21M) y la posible transferencia de dinero del mercado financiero al de las criptomonedas. El criptomercado tuvo un rally ascendente prácticamente casi todo el 2017, con sus respectivas caídas en los precios de las criptomonedas, para tener un gran desplome a inicios del 2018.

Bitcoin ha atraído la atención de empresarios e inversores y altos directivos corporativos muy reconocidos, tanto a favor como en contra del Bitcoin. Algunos de los que se inclinan a favor como John McAfee, los hermanos Winklevoss, Bill Gates, entre otros, y otros en contra, como Jamie Dimon de la firma JPMorgan, o el mismo Warren Buffett de Berkshire Hathaway, por lo que podemos ver opiniones muy encontradas, donde se plantea desde una gran burbuja, hasta una revolución del sistema financiero.

 

Por: Staff ActualMX