Un entrenamiento basado en cargar peso muerto es ideal para tonificar, sobre todo los músculos del tren inferior (piernas), y ganar volumen muscular. Aunque algunos lo consideren peligroso para la espalda, lo cierto es que si se realiza correctamente brinda grandes beneficios para el cuerpo.

A continuación te presentamos algunas bondades de este tipo de ejercicio:

  • Es uno de los pocos que trabaja todos los grupos musculares grandes, dependiendo del tipo de peso muerto que realices y de la amplitud con la que los hagas.
  • Ayuda a trabajar la cadena muscular posterior: espalda baja, glúteos, isquiotibiales, e incluso los músculos de la pantorrilla, así como aquellos situados en la zona media del cuerpo.
  • Da fuerza y tono muscular en las piernas y glúteos, y al mismo tiempo trabaja los lumbares, ello perfecciona toda la zona trasera en conjunto y da forma y equilibrio a los músculos situados ahí.
  • Quienes sufren dolor en la espalda y realizan entrenamiento basado en peso muerto disminuyen significativamente su padecimiento.
  • Incrementa la fuerza en todo el cuerpo si se realiza al menos dos veces a la semana.

Pero ¿cómo se realiza?

La postura ideal es de pie con un peso en las manos, desde una barra o un par de mancuernas, con las rodillas ligeramente flexionadas y los pies levemente separados entre sí.

Una vez que se tiene el peso en las manos, las palmas dirigidas hacia el cuerpo y los brazos relajados, inclinamos el tronco mientras descendemos el peso cerca de las piernas en dirección al suelo, siempre con la espalda recta.

Recuerda que este entrenamiento es mejor si se realiza con apoyo de un entrenador calificado, ello para asegurarte de hacerlo correctamente y no dañar tu cuerpo.

El entrenamiento con peso muerto es de los más completos ya que ejercita la mayoría de los músculos sin utilizar demasiados aparatos adicionales.

myprotein.es

Por: Nadia Juárez.