El hombre portador del reconocido nombre, Eric Clapton, es ubicado como el hechicero de los 12 compaces del blues, aquél que tiñó de blanco el blues y su nombre de pila es Eric Patrick Clapton nació un 30 de marzo de 1945 en Ripley, Reino Unido, creció al lado de sus abuelos y ciertos detalles intrincados en su historia familiar lo hicieron ser un niño introspectivo y poco aplicado en sus estudios, a éstos los desprecio encontrando un refugio y mayor placer en la música escuchando por horas interminables rock and roll y después hallando el blues en figuras como Big Bill Broonzy y Muddy Waters, para 1963 ha abandonado los estudios y se ha comprado su primera guitarra, en ese mismo año sustituye a Brian Jones en los Roosters que después abandona para unirse a Engineers de Casey Jones, Clapton es un joven que empieza a fogearse, es inexperto pero tiene una afición tremenda por la guitarra,sin contar la tenacidad y el dote natural para el blues que lo hará un tipo que emprenderá un largo viaje para encontrar su propio camino en la música.

 

Quizá te interese:
Phil Collins lanzará el Box Set ‘Plays Well With Others’ el 28 de septiembre

 

Clapton vuelve a dejar su nueva banda para unirse a Los Yardbirds en 1963, Eric permanece con ellos dándoles el dulce toque blusero, para 1964 sacan el primer disco con ventas modestas y en 1965 sale su segundo disco que contiene el primer hit “For you love” esa es una señal para el guitarrista que no vacila en dejar la banda al percibir que están a un paso de volverse sumamente comerciales, una banda pop más.

Poco después se integra a la banda donde comenzará a hacerse de renombre, si, se integra con uno de los padres del blues inglés John Mayall y sus Bluesbreakers, es una de sus mejores etapas, la época donde las pintas en las bardas atestiguan la afición del público por el joven Clapton.

El legendario guitarrista comienza a forjar el estilo que lo hará una leyenda, pulsa las cuerdas de una manera sumamente precisa, segura, concreta con un toque extraordinariamente expresivo dejando a un lado la velocidad razón por la cual será apodado “Slowhand” o “Mano lenta”, los tiempos pintaban bien, el futuro se abría de forma prometedora para éste chico talentoso así que decide formar la primera súper banda, pues si, nada más y nada menos que The Cream al lado de otros dos grandes músicos Jack Bruce y Ginger Baker, una banda que en tan solo dos años de vida es decir de 1966 a 1968 logran erigirse como una agrupación gigantesca de blues rock regalando a los melómanos y a las futuras generaciones clásicos inigualables. Después formará Blind Faith, banda con un solo álbum y con quien decide conquistar Norteamérica, proyecto efímero que abre las puertas para la formación de otra banda Derek and the Dominoes, que de 1970 (en ese mismo año sale al mercado su primer disco solista titulado simplemente “Eric Clapton” que contiene la clásica “Let It Rain”) a 1971 ilusiona por su estilo brillante prueba de ello es el disco doble “Layla and other assorted love songs”, que contiene el clásico por antonomasia “Layla” basada en el poema “Layla y Majnun” del poeta persa Nezami y por ese sentimiento casi trágico por Pattie Boyd esposa de uno de sus mejores amigos el beatle George Harrison éste se divorciara en 1977 lo que ocasionará que Clapton cumpla su sueño casándose en 1979 con su musa, su sueño casi imposible.

Demos una visita a la vida de Eric Clapton, una de las figuras más representativas de la música a nivel mundial, que hizo historia en el rubro.

Después de su aparición en el Concierto por Bangladesh el 1 de agosto de 1971 Clapton se sumergirá en el denso y asesino abismo de la heroína, época turbulenta, abismal que casi acaba con su carrera pero reaparecerá el 13 de enero de 1973 dando un show en el Rainbow Theatre londinense, el año siguiente aparecerá su exquisito disco solista “461 Ocean Boulevard” a partir de entonces Clapton a construido una carrera solida en solitario, casi con un disco por año, Mister Slowhand ha tenido profundas luchas contra el alcoholismo y la heroína como aquel episodio del que él mismo escribe “en el otoño de 1987 volví a llegar a la conclusión de que no podía vivir sin la bebida ni tampoco con ella” se interna por segunda vez en una clínica de desintoxicación con su vida hecha un caos, Slowhand a tocado fondo y en una noche de crisis de rodillas pide a Dios que no lo abandone, que lo ayude y las cosas efectivamente cambian para bien, la fe lo levanta, una fe que pierde y vuelve a retomar cuando su hijo Conor en 1991 muere al caer del piso 49 en un edificio de Nueva York.

 

Quizá te interese:
Dale un vistazo a las Reediciones de Paul McCartney & Wings y Wild Life / Red Rose Speedway

 

Clapton comenta “En aquel momento perdí la fe, y lo que me salvó la vida fue el amor incondicional y la comprensión que recibí de amigos y compañeros del programa doce pasos” en 1992 su corazón busca asilo en la música dando como resultado el Unplugged, el disco más vendido hasta la fecha en su carrera y donde se desprende la sentida “Tears in Heaven” que escribe para su hijo, Clapton continúa con su carrera brindando buenos discos, baladas exquisitas, reversionando temas clásicos del blues, haciéndolos suyos con la mágica complicidad del escucha que también se apropia de ellos, blues para disfrutar, para sumergirse en ese mundo sonoro donde Eric Clapton y su Fender Stratocaster hacen que nuestra piel se erize, apesar de padecer neuropatía periférica y recientemente haber aceptado sufrir de Tinnitus enfermedades que marcan el inevitable fin de su viaje, Eric Clapton ha construido una leyenda con discos imprescindibles, tracks que salen de las manos de un blanco que toca como negro…larga vida a mister Slowhand.

 

 

 

Por: Jorge Heine