Para cualquier persona, incluso para la que nunca se para en un salón de belleza, la pérdida de cabello es un  gran motivo de preocupación y las razones para que esto ocurra, pueden ser más de las que se creen.

En este artículo mostraremos algunas de las causas más comunes, según estudios realizados hasta el momento:

La principal y más evidente es la causa genética, que afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque es aún más manifiesta en varones, debido a los cambios en la hormona testosterona. Cerca del 80 % de todos los hombres muestra alopecia a la edad de 70 años. En cuanto a las mujeres, los cambios hormonales en el embarazo o por métodos anticonceptivos, también afectan a la cabellera.

Otra de las causas, es el estrés físico o emocional denominado efluvio telógeno, el cual puede reflejarse en los mechones desprendidos al bañarse o cepillarse el cabello. Aunque esta causa puede ser sólo durante los episodios de estrés, también se puede prolongar por varias semanas.

 

Hay un dicho que reza que somos lo que comemosy en esta ocasión es verdad pues la dieta y los hábitos alimenticios desequilibrados pueden debilitar el cuero cabelludo y por ende, haber pérdida de cabello.

De igual modo, muchas enfermedades pueden afectar el sano crecimiento del cabello, sobre todo, las relacionadas con la piel o las asociadas con la fiebre. Los medicamentos pueden ser un factor importante en este padecimiento.

Asimismo, el excesivo uso de tintes o productos para el cabello como el gel o el mousse, pueden apresurar la llegada de la calvicie. Por tal motivo antes de culpar completamente a la naturaleza debemos verificar que no estemos cayendo en alguno de los factores antes mencionados.

 
Por: Daniel Montes.