The Walking Dead es una serie que a lo largo de sus siete temporadas ha logrado amasar un impresionante récord de audiencia de hasta 19 millones de televidentes con cada episodio… y eso sin contar a los que ven el programa ilegalmente por internet.

circuitox.com

circuitox.com

Veas o no la serie, seguramente notaste que en días recientes murió uno de los personajes más queridos de la serie (no te decimos cuál, por las dudas), por lo que todos los fanáticos estallaron en redes sociales, compartiendo su tristeza y hasta enojo.

Pero… ¿qué hace tan especial a The Walking Dead? ¿Por qué ha tenido tanto éxito?

De acuerdo con el psicólogo Frank Gaskill, quien comparte análisis multimedia en su blog personal, The Walking Dead sigue una fórmula ganadora que combina los factores del estrés del mundo moderno, la violencia que vemos en pantalla y la intimidad con los personajes para conectar con la audiencia y enloquecerla con cada episodio.

De acuerdo con estudios recientes, los niveles de estrés a los que se enfrenta la humanidad aumentaron con el pasar de los años.

Algunas investigaciones incluso señalaron que niños de la época de los 80 superaron niveles de ansiedad que mostraron pacientes psiquiátricos en los años 50; esto debido al cada vez más acelerado ritmo de vida y responsabilidades como el estudio (y más tarde el trabajo).

Hello Friki

Hello Friki

El problema del estrés se exacerba cuando incluimos a las redes sociales en la ecuación, al enfrentarnos día a día con expectativas imposibles sobre un estilo de vida perfecto, el cual aparentan llevar los demás.

Estos niveles de estrés encuentran un alivio catártico cuando observamos violencia en la televisión… y qué mejor cuando esta violencia es ejercida por personajes sencillos, de la vida cotidiana… como los de The Walking Dead.

Identificarse con los personajes, quienes aprendieron a ser fuertes para sobrevivir, crea una sensación de fortaleza propia en el espectador, a la vez que aumenta la empatía cuando los susodichos la pasan mal.

Y por si fuera poco, los zombis andantes antagonistas de la serie son el envase perfecto para descargar las frustraciones, ya que por lo general su destrucción no genera consecuencias negativas y representan un medio físico… ya que en la vida real es imposible golpear en la cara a los conceptos que nos estresan como los impuestos o la inseguridad.

Y por eso, al menos a nivel psicológico, es que a medio mundo le encanta The Walking Dead.

Por: Daniel Pérez.