Cuántas veces no hemos visto memes en las redes sociales haciendo alusión a una pareja feliz que engorda, pero ¿esto realmente es cierto? Y de acuerdo con investigaciones científicas la respuesta es sí.

Andrea Meltzer, psicóloga de la Universidad Metodista del Sur en Dallas, Texas dirigió un estudio que observó el comportamiento de varias parejas y se dio cuenta que los que no se llevaban muy bien se mantenían en su peso, mientras que los que tenían una mejor convivencia ganaban varios kilos. Meltzer dijo que esto podría deberse a que en buenas relaciones las personas no buscaban verse atractivas para gustarle a otros y se descuidaban.

El Comercio

El Comercio

Y esto lo refuerza el hecho de que en esa misma investigación quienes mostraron estar en mejor forma fueron las parejas que se divorciaron en ese lapso de tiempo. La psicóloga alertó que un aumento de peso importante puede provocar enfermedades graves en ambos integrantes de la relación y por ello deben buscar eliminar sus malos hábitos, ya que las parejas suelen adoptar las rutinas nocivas de ambos.

Eating Edinburgh

Eating Edinburgh

Esto concuerda con otro estudio publicado por la página web Diet Chef, que dice que el aumento de peso en una relación se debe, más allá de las interpretaciones psicológicas, a que las principales actividades de estas parejas es ver la televisión y salir a cenar. Y estás salidas generalmente no son a lugares con la comida más saludable del mundo.

Aunque también en Diet Chef dan un dato que parece indicar que no necesariamente la felicidad es parte de esto, pues ellos descubrieron que el 60 por ciento de las personas en relaciones estables engordan, pero la estabilidad no significa necesariamente que sean felices.

Lo que queda claro en ambos casos es que la rutina tiene mucho que ver en esto y qué cambios positivos en ella pueden hacer que la felicidad y la salud física vayan de la mano.

Por: Gerardo Guillén.